Aprende a administrar tu deuda

Para poder mantener el negocio en operación y hacerle las mejoras necesarias para su crecimiento muchas veces es necesario adquirir deudas, esto es sano si se sabe invertir el dinero y se lleva un control adecuado.

Es importante que no le temas a los créditos, no todas las organizaciones tienen la capacidad de inversión necesaria para crecer su negocio, lo que no quiere decir  que deben mantenerse pequeños, con algunas precauciones los financiamientos son excelentes para proteger el flujo de caja o financiar la expansión.

American Express explica que el truco está en realizar un análisis previo a la adquisición de una deuda con el fin de tener en claro el flujo de caja y las necesidades de la empresa, puede que requieras recursos para:

– Aumentar el capital de trabajo, es decir cuando es necesario crecer el número de empleados.

– Expansión hacia nuevos mercados. Piensa que al hacerlo es probable que tengas que enfrentar ciclos de cobro más largos u ofrecer condiciones favorables a tus clientes.

– Hacer compras de insumos de capital para ingresar a nuevos mercados o incrementar la línea de productos.

– Construir un historial crediticio. Si nunca has solicitado un préstamo el hacerlo y pagarlo puntualmente facilitará la entrega de fondos en el futuro.

Una vez que tengas identificado que las razones por las cuales pedirás un préstamo llevarán verdadero valor a tu empresa crea un plan de capital que te permita pronosticar tus necesidades de fondos, para determinar cuánto necesitas y para cuándo. Esto te permitirá evaluar diferentes opciones de financiamiento y negociar las condiciones más favorables.

Una de las decisiones que deberás tomar es si la deuda será de corto o largo plazo, pues si no la adquieres de acuerdo a tus necesidades reales terminarás en problemas para poder cumplir con los pagos. Si requieres el dinero para usarlo de inmediato y ganar a partir de su inversión opta por el corto plazo que te ayudará a evitar el pago de intereses más altos

Evita endeudarte durante una crisis, por supuesto es el momento en que más necesitarás de los recursos, pero esto te llevará a tomar decisiones precipitadas que en el futuro jugarán en tu contra, trata de encontrar soluciones que por lo menos te den tiempo antes de pedir el préstamo.

No caigas en la tentación de endeudarte porque las tasas de interés son bajas o porque te ofrecen alguna promoción especial, aun cuando puedas invertir el dinero en algo que parece útil para tu negocio los préstamos sólo valen la pena cuando se invierten en situaciones necesarias con base en un análisis previo.

Ariadna Cruz

También podría interesarte

Los errores más comunes que comenten las PyMEs

Deja un comentario