Recomendaciones para elegir una caja de ahorro

Muchos microempresarios no cuentan con los recursos suficientes o el interés por acceder a los productos de las instituciones financiera tradicionales, y recurren a alternativas como las cajas de ahorro que son de fácil acceso, pero para mantener el dinero seguro más vale tomar algunas precauciones.

Se sabe de cajas de ahorro que defraudaron a sus socios al desaparecer sin dejar rastro. Para que nunca corras este riesgo la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda:

– Lo primero que debes revisar es si la Sociedad Cooperativa de Ahorro y Préstamo (SCAP, mejor conocida como caja de ahorro), está o no autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para operar como tal, pues se estima que se encuentran registradas 624 sociedades a nivel nacional pero sólo 86 cuentan con autorización. Aunque cabe señalar que 302, como sus activos son menores a 2.5 millones de UDIS, no requieren autorización, con el resto debes poner especial cuidado.

– Toma en cuenta que se trata de un sector que está en proceso de regulación, aunque una verdadera SCAP te proporcionará un certificado que te acredita como socio; te permitirá participar en la toma de decisiones y dará voz y voto en las asambleas generales; además te mantendrá informado sobre la situación financiera de la sociedad.

Las cajas no tienen clientes sino socios, es decir, no hay un beneficiario único de las ganancias, por lo que para pertenecer a una caja de ahorro tienes que aportar una cuota inicial y a cambio te entregan un certificado que te acredita como socio. Si después decides abandonar la sociedad, te devuelven tu aportación junto con tus ahorros, siempre y cuando no los hayas dejado en garantía de algún préstamo que tengas vigente.

Debes desconfiar de aquellas en donde hay un administrador único o dueño; aparecen de un día para otro; no te da copia del contrato: o cuando te ofrecen elevadas tasas de interés (superiores al 10% anual) porque puede ser que la caja de ahorro esté presentando problemas de liquidez y necesite captar recursos para afrontarlos o que sea el gancho de una caja fraudulenta para atraer socios.

– Cuando estés interesado en ser parte de una caja de ahorro investiga sobre su seriedad y antigüedad, puedes recurrir a la opinión de otros socios; pregunta si cuentan con un fondo de protección al ahorro; evita depositar todo tu dinero; compara otras opciones; y lee bien el contrato antes de firmar.

Toma tus precauciones pero no descartes los beneficios de este tipo de sociedades que, a diferencia de los bancos, tienen presencia en zonas rurales apartadas; solicitan pocos requisitos para abrir una cuenta; te permiten depositar montos muy pequeños; y otorgan préstamos en función de tus ahorros ya sea para consumo, capital de trabajo, créditos agrícolas, remodelación de vivienda, pago de deudas y gastos funerarios.

Si quieres conocer más sobre estas sociedades y verificar su registro puedes entrar a: www.condusef.gob.mx, www.cnbv.gob.mx o www.focoop.com.mx

Ariadna Cruz

También podría interesarte

Ahorrar para prevenir

Deja un comentario