Reputación online que destruye empresas

El internet y en particular las redes sociales han dado la oportunidad a los consumidores de expresarse sobre las empresas, no importa el tamaño de la organización, un mal servicio debe ser evidenciado y no hay portal más plural que la web.

Aunque para algunos empresarios un mal comentario de parte de alguien que tiene unos cuantos amigos o seguidores en una red social es poco relevante, lo cierto es que la mala publicidad es la más efectiva, es decir, un buen comentario o recomendación tiene menos posibilidades de convertirse en una compra, a diferencia de lo que sucede con una mala crítica que inhibe en gran medida la decisión de elegir a una marca.

Por ello es tan importante que pongas atención a tu reputación online, y lo primero que debes hacer es tener la imagen adecuada, si tienes una página web o un perfil en las redes sociales, asegúrate de que lo que proyectas en ellas realmente representa a tu empresa.

Bernardo Cordero, Co Fundador de Linio, afirma, “cada minuto es vital para generar comentarios y la reputación online surge como el reflejo de la imagen y prestigio de una marca, empresa e inclusive individuos desde el momento en que se ubican en internet”.

Puedes ayudar a la imagen de tu empresa con campañas de promoción, lo que no necesariamente significa gastos, puedes por ejemplo pedir a tus clientes que opinen en tus perfiles sobre el servicio, invitarlos a resolvers dudas o externar sus opiniones sobre cuestiones relacionadas con el giro de tu empresa utilizando tu portal.

El empresario enlista algunos factores que pueden dañar la reputación de un negocio con mucha facilidad, y especialmente aquello portales que ofrecen servicios de compra – venta en internet:

 Falta de consistencia en información o servicio. No puedes ofrecer algo en internet que no respetarás en la tienda física y viceversa, todos los medios de contacto que tengas con los clientes deben estar alineados.

 No cumplir con lo estipulado al momento de cerrar una venta. Esto aplica en precios, disponibilidad de productos, fechas de entrega, políticas de pago y devoluciones.

Hacer uso incorrecto de la información proporcionada por el cliente. Si quieres por ejemplo poner una crítica positiva en tu portal pide primero autorización al cliente.

Las fallas de seguridad en el portal. Nunca pienses que por el nivel de tráfico no serás atractivo para los delincuentes informáticos, por tu bien y el de tus clientes invierte en la seguridad necesaria para no enfrentar problemas.

Ariadna Cruz

También podría interesarte

Logra que tu marca sea exitosa

Deja un comentario