Planea tus gastos para poder deducirlos

El Régimen Intermedio es un régimen opcional, en el cual pueden pagar sus impuestos las personas físicas que se dediquen al comercio, industria, transporte, actividades agropecuarias, ganaderas, cuando estimen que sus ingresos o ventas no excederán de $4’000,000.00 en el año. Esta cantidad no se refiere a la utilidad o ganancia, sino a los ingresos brutos, antes de descontar los gastos o las compras.

Las personas físicas pueden deducir de sus ingresos las compras, gastos e inversiones indispensables para realizar las actividades como son, entre otras:

-Los gastos en general como son: renta de locales que utilice para su actividad, pago de servicios de luz, teléfono, agua de dichos inmuebles, papelería y artículos de escritorio, sueldos y prestaciones de sus trabajadores, entre otros:

-Las cuotas pagadas por los patrones al IMSS.

-Las devoluciones, descuentos o bonificaciones.

-Las compras de mercancía.

-Las inversiones en activos fijos.

Como PyME, en ocasiones realizamos ciertos gastos que nuestros contadores rechazan por no considerarse deducibles, lo que genera que el pago de impuestos sea mayor. Para que esto no ocurra, se debe procurar una planeación fiscal pensada particularmente para este régimen, algunos datos que no debes olvidar son:

1.-Tiempo. El esquema será siempre planeado por meses, buscando establecer periodos que nos permitan gastar de manera pensada los ingresos obtenidos.

2.-Comprobantes fiscales. Nunca olvides emitir tu comprobante fiscal cuando hayas vendido un producto o realizado un servicio, así mismo nunca dejes de solicitar en cada compra tu comprobante fiscal, estos generan la información sobre la cual tendrás que pagar tus impuestos.

3.-Ingresos. Es importante llevar a cabo una planeación específica para la expedición de comprobantes, como facturas o recibos de honorarios, que nos permitan determinar las cantidades que podemos gastar para obtener una base gravable menor.

4.-Egresos. Debemos tener en cuenta los gastos que haremos en función de las deducciones que se pueden realizar, en principio la Ley determina que todos aquellos gastos que se realicen deberán servir para el fin principal del negocio, así que cuando comiences a realizar tus gastos analiza de manera lógica la justificación.

Nunca olvides que debes comprar artículos, que tengan una utilidad real y que se justifiquen, por lo tanto solo es cuestión de echar a volar la imaginación y encajar cada gasto en la actividad que desarrollas, no es difícil es solo cuestión de trabajar la mente y encontrar la razón de la compra que realizas.

Por ejemplo, si estableces emitir comprobantes fiscales hasta el día 20 de cada mes, determinando tus ingresos totales, tendrás al menos 10 días para realizar tus gastos, lo que te permitirá buscar productos y servicios que generen utilidad a tu negocio y que se reinviertan en tu PyME y que la base impositiva disminuya considerablemente, buscando no evadir los impuestos sino generar mayor crecimiento y proyección en tu negocio.

Máster en Fiscal Juan Miguel Chávez Salcedo

Consultor Independiente

jmchavezsalcedo@gmail.com

Tal vez también te interese

 3 ventajas de dar de alta a tus trabajadores en el IMSS

Deja un comentario