Prepara a tu empresa ante un desastre

Cuando hablamos de desastres nos referimos a las enormes pérdidas humanas y materiales que ocasionan algunos fenómenos en las comunidades como terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones, deslizamientos de tierra, deforestación, contaminación ambiental e incluso contingencias sanitarias entre otros.

La Organización mundial de la Salud tiene guías y manuales de prevención de daños que bien podrían salvar cientos de vidas, fáciles de ejecutar. En México, sobre todo en el D.F. se tiene muy incorporado el protocolo a seguir en caso de terremoto, el famoso “no corro, no empujo, no grito” en el momento de una evacuación y sabemos exactamente cuáles son los puntos de seguridad en el espacio en el que nos encontramos.

Una vez que se ha hecho todo por tener planes de prevención ante fenómenos naturales y garantizar la seguridad de nuestro equipo de trabajo es necesario pensar en la continuidad del negocio, indica Rafael Pazarán, Especialista de Administración en redes, mediante algunos pasos básicos podemos asegurarnos que el negocio sufra lo menos posible.

1.- Probar las copias de seguridad. Por obvio que resulte, las copias sólo tienen utilidad cuando pueden ser restauradas

2. Escoja su software de back up con criterio. Elegir un sistema de copia y restauración puede requerir la intervención de un experto, la disponibilidad y en los tiempos cortos de recuperación de información así como de operación es un activo vital para su empresa.

3. Desplazar las copias de seguridad a sitios externos a la organización con periodicidad adecuada, de modo que prevenga así incidentes localizados, como robos, incendios, inundaciones, etc.

4. Disponer de cuartos específicos bajo llave donde ubicar los sistemas reduce mucho el riesgo de daños accidentales o intencionados.

5. Escoger la ubicación de la sala de máquinas puede ser tan sencillo como contemplar que no haya en las cercanías redes de fontanería ni desagüe, y que las tomas eléctricas existentes sean seguras y cercanas, por si fuera necesario ampliar o sustituir el abastecimiento.

6. A la hora de sopesar potenciales riesgos, no escatime ninguno. Por desgracia en su oficina puede pasar de todo, incendiarse, inundarse o ser forzada por vándalos.

7. Comunique las acciones a tomar para todos los posibles incidentes, no sirve de nada tener los planes guardados en un cajón, la recuperación ante incidentes es un trabajo en equipo y es absolutamente necesario que todos los elementos de la cadena estén perfectamente documentados sobre las tareas a realizar en cada caso.

8. Ejecute de vez en cuando simulacros.

Si bien es cierto es difícil predecir los desastres naturales no existe justificación para no estar preparados.

Adriana Maass

Tal vez también te interese

En temas de almacenamiento, ¿qué conviene más?

Deja un comentario