Combate la discriminación en tu empresa

estresLa Organización de Naciones Unidas (ONU) institucionalizó el 21 de marzo como fecha significativa para sensibilizar acerca de la discriminación, de forma que todos reconozcamos la diversidad humana y cultural como pilares para la construcción de la paz.

El tema también tiene que ver con el ámbito empresarial, pues por desgracia ningún nicho está exento de la discriminación, pero siempre se puede combatir, aquí te damos algunos consejos para lograrlo:

– Contratación. El género, la apariencia o raza no deben ser razones primordiales para elegir a una persona sobre otra, deja primero hablar al currículum y las competencias y elige al mejor.

– Desigualdades salariales. El hecho de que alguno de los miembros de la empresa sea también de tu familia o que un empleado sea más atractivo o simpático que el otro, no son razones para que alguno gane más por un mismo sueldo.

– Prácticas desleales de promoción. De la misma manera que en el ejemplo anterior no se puede dar preferencia a alguien por motivos arbitrarios, si existe una posibilidad de asenso todos deben tener la oportunidad de competir por ella en las mismas condiciones.

“Discriminar a las personas pone en evidencia la intolerancia en tu empresa y genera un mal ambiente de trabajo”

– Despidos. Si es necesario hacer un recorte de personal los empleados debe ser elegidos con base sólo en características laborales y no de amigos o preferencias de otra índole. Además no es posible despedir a alguien por un tema de raza, religión, preferencia sexual o género.

– Asignaciones de trabajo. Es importante establecer los perfiles y hacerlos cumplir, no es posible que se discrimine a algunas personas y no se les haga partícipes en algunas tareas que les corresponden por área, o que se les asigne trabajo de más o fuera de sus funciones.

– Género. Una de las formas de discriminación más comunes y todavía vigente en nuestra era es la preferencia de contratación, asensos o tareas por una cuestión de género, que en la mayoría de los casos favorece a los hombres.

– Preferencia sexual. La elección de las personas respecto a su pareja no debe ser un tema que importe en la contratación, promoción, despido o designación de trabajo, debe haber un respeto mutuo. 

– Apariencia. Si bien no todos somos iguales, y unos resultan más atractivos que otros, discriminar a las personas por esta razón pone en evidencia la intolerancia en tu empresa y genera un mal ambiente de trabajo.

Ariadna Cruz

También podría interesarte

Hostigamiento laboral y ambiente hostil reinan en las empresas mexicanas

Deja un comentario