Que las vacaciones de verano no reduzcan la productividad de tu empresa

niños jugando Se acerca el verano, eso implica para muchos padres de familia un conflicto con sus actividades laborales ya que en la mayoría de los casos no tienen dónde dejar a sus hijos durante las horas que se supone deberían ir a la escuela.

Para las PyMEs, puede ser una oportunidad de demostrarles a sus empleados que cuentan con ventajas dentro de la empresa las posibilidades son variadas, más allá de mandarlos a los cursos de verano que se anuncian, incluso en muchas de las escuelas a las que asisten.

Si los empleados están dentro del sistema del IMSS, hay cursos disponibles en cada uno de los complejos deportivos que administran, además en cada ciudad del país, los centros culturales dependientes de CONACULTA tendrán actividades para los niños durante el verano, pensados en que se expresen de una forma artística, puedes obtener más información en http://sic.conaculta.gob.mx/index.php?table=centro_cultural

Otra opción es hacer un censo de cuáles padres necesitan un curso de verano para sus hijos y se puede contratar por “paquete” algún curso donde los hijos de tus colaboradores asistan, muchos de ellos son económicos y puedes ir descontando de su salario poco a poco, o bien si tienes espacio en tus instalaciones acondicionar un lugar y contratar a alguien que les ponga hacer manualidades y diferentes actividades, muchos profesores de artes se dedican a dar esos cursos; lo importante es que los padres sientan que sus hijos están seguros y tú no sufrirás con faltas o improductividad.

Ahora bien, si tu organización tiene una estructura más flexible puedes implementar el home office, para que así los padres puedan hacer desde su casa sus labores y al mismo tiempo encargarse de sus hijos, en ésta opción es importante marcar objetivos de trabajo para que tus colaboradores sean productivos y para ellos tenemos algunas sugerencias de lo que pueden hacer con sus hijos estando en casa.

– Preparen plastilina casera, algo que es simple y creen personajes con ella.

– Construyan un fuerte o un castillo en la sala o la habitación de los niños. Si no tienen cartón, solo unan algunas sillas y sillones, pongan sabanas por arriba y listo.

– Saquen todos los juegos de mesa que tengan guardados y jueguen todos lo que quieran. También pueden crear algunos por su cuenta.

– Disfruten de un día en pijamas donde podrán desayunar y cocinar juntos, ver películas y hacer todo tipo de actividades.

– Enseña a tu hijo que haga trabajo de voluntario ayudando a recoger todas las cosas que ya no usa para regalar a quien lo necesite.

– Vayan a la biblioteca y averigüen cuándo hay días de historias para que los niños las disfruten. Aprendan también de distintos libros, puedes leerles tú.

– Organicen un picnic en un parque local, lleven algunos juegos, una pelota o cualquiera cosa que los divierta, que los haga hacer ejercicio.

“Tus empleados se sentirán mejor si las vacaciones de sus hijos no son motivo de conflictos con su trabajo”

– Pueden dar un paseo por el centro comercial y comer un poco de helado o unirse a alguna actividad que haya organizada para pequeños.

– Hagan una carrera de obstáculos en la parte de atrás del patio. Inviten a los amigos del hijo o hija para que participen.

– Hagan un día de expresión artística con plastilina casera y pintadedos para dibujar.

– Jueguen a las marionetas, creen una historia juntos o usando alguna de un libro. Pueden hacer sus propias marionetas con medias viejas.

– Hagan papertoys de todo tipo para crear más historias y juguetes.

– Disfruten un día entero con un maratón de películas, de las que ya tienen o nuevas.

– Practiquen las matemáticas con algunos juegos divertidos.

– Jugar a cualquier cosa que tenga una pelota, fútbol o lo que se les ocurra.

– Organicen un juego de escondites durante la noche para que sea más difícil.

– Pueden plantar un árbol, arreglen el jardín.

– ¿Qué te parece organizar una caza de tesoros con premios?

– Hagan un intercambio de niños con otros padres amigos para que ellos organicen algo en su casa y luego seas tú el o la anfitriona.

Recuerda siempre que lo más importante es mantener un buen ambiente laboral y tus empleados se sentirán mucho mejor si pueden seguir trabajando sin que las vacaciones de sus hijos sean motivo de conflictos con su trabajo.

Adriana Maass

También podría interesarte

Inculca en tus niños el amor por tu empresa

Deja un comentario