El reto de crecer

Por: Juan Pizano Socio de Ubicación y Expansión de Negocios de KPMG en México

Todas las organizaciones, sin importar su tamaño o sector económico al que pertenezcan, tienen como objetivo común el crecimiento. Para que nuestro país consolide un crecimiento dinámico, suficiente y sostenido, debe fortalecer el desempeño de todas las unidades económicas que conforman los sectores industrial, comercio y de servicios.

En los últimos años, México ha experimentado un acelerado desarrollo de su planta industrial. De acuerdo con la última información disponible del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Sector Manufacturero es el más importante en lo que a producción total se refiere, al registrar 44.3% del total nacional,  utilizando 23.2% del total de personal ocupado en el país. Dicho desarrollo se debe a los siguientes aspectos:

– Mano de obra calificada y con costos relativamente bajos

– Desarrollo de clusters especializados: Automotriz (Bajío); Aeronáutico (Noroeste y Querétaro) y Electrónico (Jalisco)

– Extensa red de Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados con otros países

De esta manera, es como  los resultados de la consulta de Perspectivas de la Alta Dirección en México 2014 de KPMG en México apuntan la imperiosa necesidad de las organizaciones de abrir nuevos mercados y con ello crecer. Lo anterior significa que las organizaciones expandan sus operaciones localmente, pero también hacia el extranjero.

Los resultados de la consulta a 676 líderes empresariales muestran que 61% de los directivos tiene intenciones de expandir sus operaciones dentro de México. Este porcentaje es una muestra de la confianza del sector privado, hacia el fortalecimiento del mercado interno y hacia la consolidación de nuevos polos de desarrollo nacional.

Es notable que el centro del país haya avanzado en las preferencias de las empresas para considerarlas en sus planes de expansión en el mediano plazo. Hoy, Guanajuato, el Distrito Federal, Estado de México, Querétaro y Jalisco encabezan las intenciones de expansión en ese rubro.

De hecho, cifras reportadas por la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras de la Secretaría de Economía, en su Informe Estadístico sobre el Comportamiento de la Inversión Extranjera Directa en México para el periodo enero a diciembre de 2013, revela que dichos estados recibieron durante 2013, una cifra histórica de más de 25 mil millones de dólares en inversión extranjera directa (IED), lo que representó más de 70% del total de IED recibida en México. 

Ahora bien, 40% de las organizaciones encuestadas por KPMG en México, revelaron su intención de expandir sus operaciones fuera de México, durante los próximos tres años. Este porcentaje se ha mantenido estable durante los últimos cuatro años en los que se ha realizado la misma pregunta.

Es de contrastar esta cifra contra el porcentaje de intenciones de expansión dentro del territorio nacional. La razón la podemos encontrar en la cautela que muestran las organizaciones hacia mercados extranjeros, derivada del debilitamiento sistemático de muchas de las economías más desarrolladas, así como la desaceleración del dinamismo que venían mostrando las economías emergentes.

De acuerdo con el Banco de México, la inversión que realizaron los mexicanos en el exterior fue de apenas 9 mil 967 millones de dólares durante 2013, lo que representó la cifra más baja en este rubro de los últimos cuatro años.

Por otro lado, los destinos favoritos para la expansión de las organizaciones siguen siendo Estados Unidos (con 39% de menciones), Europa, Colombia, Brasil, Perú, Costa Rica y Chile, países con los cuales México ha firmado ya TLC.

Las organizaciones mexicanas aún buscan los mercados en donde tradicionalmente llegan y tienen buenos resultados. Sin embargo, muestran poca audacia para explorar nuevas oportunidades, aprovechando los mecanismos de integración económica a los que se tiene acceso, por ejemplo, México:

– Cuenta con una red de 10 TLC que brindan acceso preferencial a 45 países

– Ha firmado 30 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones

– Ha signado 9 acuerdos de alcance limitado

Todo esto brinda una inmejorable posición para las organizaciones mexicanas en mercados no tradicionales. El expandir sus operaciones al extranjero, les brinda certidumbre en la continuidad del negocio, al disipar los riesgos; además, de no depender, en exceso, del crecimiento o no del mercado interno.

Las reformas impulsadas desde las distintas esferas del gobierno federal deberán tener un impacto positivo en el crecimiento de las organizaciones. Es fundamental, que estas se preparen adecuadamente, no solo para enfrentar los retos de su propia expansión, sino también para competir de forma directa con los nuevos jugadores que aparecerán ávidos de aprovechar las nuevas oportunidades.

Es tiempo de que las organizaciones no solo confíen su crecimiento a recursos propios, sino que se abran y busquen en otros, sobre todo en los socios estratégicos que pueden brindarles el impulso necesario para asegurar su continuidad en un mundo de negocios cada vez más complejo y globalizado.

Deja un comentario