Hacer lo que te gusta, la clave

empresario Más allá de una oportunidad por ser tu propio jefe y obtener ganancias lo más importante para emprender es estar seguro de que estarás dispuesto a levantarte todos los días para hacer crecer tu propio negocio.

Hacer lo que te gusta te ayudará no sólo a arrancar sino a mantenerte, y se verá reflejado en la forma en que te diriges a tu equipo de trabajo y clientes, por ello antes de emprender reflexiona:

1) No tomes a la ligera la decisión, este momento te redituará para bien o para mal en tu futuro personal y profesional, por lo que debes estar seguro, saber que habrá altas y bajas, que no siempre tendrás la seguridad de un empleo fijo, como sueldo u horarios, pero puede ser lo mejor que te pase en la vida.

2) No todo es cuestión de dinero, puede que te encuentres con lo que parece ser una gran oportunidad, un negocio que promete grandes ganancias en un corto tiempo, pero si no estás convencido, es mejor que lo pienses, no tienes que renunciar, pero puedes entrar como socio, puede que al final estés amarrado a una actividad que no te gusta.

“Muchos te dirán que no vale la pena el riesgo, pero no dejes que te venzan”

3) Cree en ti, pero acepta críticas, seguramente muchos te dirán que no vale la pena el riesgo, pero no dejes que te venzan, piensa que tendrás una gran satisfacción y generarás empleo para más personas, mejor pon en la mesa tu idea y pide que te señalen los que consideren puntos débiles del proyecto, te ayudarán a darle más forma.

4) No te conformes, si ya iniciaste un negocio o estás en un empleo relacionado con tu profesión, pero sabes que tu pasión está en otro lado, utiliza esta experiencia como un trampolín para dedicarte a lo que realmente te llene.

5) Sé claro en tus habilidades y áreas de oportunidad, no puedes ser el mejor en todo, si tienes una gran idea pero te hace falta alguna destreza para darle forma busca una persona que esté dispuesta a arriesgarse contigo.

6) No decaigas, el primer paso es la decisión, pero desde ese momento hasta que la idea se convierte en una empresa y genera utilidades puede pasar mucho tiempo, si de verdad estás convencido no renuncies, incluso puedes buscar un empleo de medio tiempo si te preocupan los recursos.

7) No te conviertas en un workaholic, por mucho que disfrutes lo que haces no te transformes sólo en empresario, mira tu vida actual con tus hobbies, amigos y familia y date tiempo para ellos.

Ariadna Cruz

También podría interesarte

Mantenén una relación duradera con tu proyecto

Deja un comentario