Reformas sólo pueden funcionar si México resuelve la tormenta perfecta del talento

México debe desarrollar talento con habilidades que necesitan las empresas para aprovechar al máximo las reformas estructurales; esta es una de las conclusiones del estudio Índice Global de Habilidades 2014 de Hays. El informe indica que el país enfrenta una gran dificultad para cubrir puestos en las industrias de alta especialización, como la energética. Esto resulta en una “tormenta perfecta de talento,” donde la demanda por las habilidades para industrias de alta especialización – y en las cuales se está apostando para impulsar la competitividad – no está siendo atendida.

Hays, consultora global en reclutamiento especializado, preparó, en colaboración con Oxford Economics, el Indicé Global de Habilidades 2014 (3era edición), reporte que analiza la situación del mercado laboral y el talento local en 31 economías de todo el mundo, incluyendo México. Este índice califica a los países entre el 0 y el 10, siendo 5 el nivel de equilibrio en el mercado laboral, mostrando que las organizaciones no experimentan falta de talento especializado ni problemas en ofrecerles oportunidades laborales.

Una vez más, México ofrece numerosas paradojas. Aunque el país ha aprobado leyes recientes para hacer que los mercados de trabajo sean más flexibles, el puntaje general del país en el índice es de 5.8, lo que indica que existe un desajuste de talento, donde los índices de desempleo no impiden que queden cientos de vacantes para puestos especializados sin cubrir, porque el mercado no  está ofreciendo profesionales con las habilidades que se demandan.

El punto central de las discusiones recientes en el país ha sido las reformas estructurales creadas para mejorar la competitividad de México; esto, sin duda, es un gran paso, aunque hay desafíos complejos laborales que enfrentar,” comentó Gerardo Kanahuati, el director general de Hays en México. “La combinación entre una continua falta de talento calificado, fuerte presión salarial en sectores altamente cualificados y restricciones en la flexibilidad del trabajo deben ser resuelta si queremos finalmente convertirnos en una incubadora de talento de clase mundial,” añadió el directivo.

Elfactor más preocupante de México dentro del índice es la presión salarial en industrias de alta especialidad, situándose en 10. Esto indica que al ser escasos los profesionales dentro de estas industrias, las empresas compiten arduamente por contratarlos, resultando en fuertes negociaciones de salarios con altas cifras, lo cual resta competitividad en el sector privado y por ende, en el país.  

Para solucionar esta “tormenta de talento” en México, hay distintos caminos, el principal siendo el aprovechamiento del talento local y su desarrollo técnico y de habilidades suaves ofrecido por las empresas.

“Programas innovadores de formación y desarrollo deben integrarse en las políticas corporativas para aumentar las capacidades locales,” recomendó Kanahuati. “Las reformas sólo pueden funcionar para México si nuestra reserva de talento tiene las habilidades suficientes para hacer frente a las demandas del negocio,” agregó.

Hallazgos importantes sobre México en el Índice Global de Habilidades 2014:

– México tiene una puntuación de 5.8, arriba del punto del equilibrio, lo cual representa la falta de profesionales cualificados y especializados para cubrir los puestos de trabajo, en especial en las industrias más avanzadas, como el sector energético, farmacéutico, aeroespacial y telecomunicaciones.

La presión salarial en profesiones de industrias altamente cualificadas en el país obtiene la máxima posición (10), indicando que estos profesionales tienen mucho poder de negociación salarial, al ser muy escasos y existir una gran competencia por el talento entre empresas.

– Calificación de México por indicador: Flexibilidad de educación (4.8), Participación de mercado laboral (5.2), Flexibilidad de Mercado Laboral (7.2), Desajuste de Talento (5.5), Presión Salarial General (4.7), Presión Salarial en Industrias Altamente Cualificadas (10.0), Presión Salarial en Ocupaciones Altamente Cualificadas (3.0).

Deja un comentario