El nuevo consultor

consultorLa consultoría tecnológica aporta herramientas ad hoc para cada sector en con el que trabaja y es precisamente en tecnología donde la consultoría ha experimentado un mayor crecimiento.

Ya no estamos hablando de un consultor que se maneja cara a cara con su cliente, a puerta cerrada, sino de agentes clave de varios sectores (en este caso, sectores tecnológicos) trabajando en equipo. Es decir, me refiero a empresas que hasta no hace mucho se consideraban entre sí competidoras y que hoy en día se unen en aras de un objetivo común: aportar propuestas para desarrollar, conjuntamente, tecnología, servicios y soluciones. El sentido del competidor ha variado; ahora prevalece la organización de redes interconectadas entre sí.

Si entendemos por nueva consultoría aquella que, en conjunción con todos los agentes implicados, se esfuerza por encontrar nuevas vías de desarrollo productivo y económico –es decir, la que empieza a perfilarse en la nueva década que va de 2010 a 2020-, vemos que se caracteriza por una serie de parámetros que debemos considerar:

– Las tecnologías son el punto clave del desarrollo socioeconómico. Ya  no hay progreso sin tecnología.

– La integración del conocimiento entre la tecnología y diferentes sectores es un hecho. El conocimiento ya no es un constructo aislado.

– El valor de la innovación cobra una dimensión inesperada; se revaloriza el saber hacer, el know how, para reinventar la empresa. La innovación aporta valor para reinventar la empresa incrementando su competitividad.

– Esto conduce a asociaciones, a relaciones entre partners. Los resultados individuales no cuentan tanto por sí mismos sino en el seno de agrupaciones con intereses compartidos.

– La diferenciación sigue siendo la gran ventaja competitiva. Ya no importa ser el mejor sino ser diferente.

Pero ¿Qué debe hacer tanto un consultor como un empresario que quiere crecer? A continuación algunos puntos importantes al respecto:

– Participación constante en redes que faciliten la sinergia entre diferentes actores.

Presencia en redes de networking donde sea posible exponer sus productos y servicios.

– Asegurarse del tipo de audiencia o asistentes a dichos foros (Directivos, gerentes etc) 

– Participación en redes muy dinámicas, sin ataduras, origina influencia, contactos y negocios.

En éste tipo de foros se generan redes en las cuales no existe vinculación jurídica, como en las joint-ventures o en las corporaciones. Son redes muy dinámicas que se encuentran compartiendo temas comunes y en las cuales se produce un gran flujo de influencia. La red es el medio idóneo para este tipo de intercambios.

“Competir por ser el mejor es inútil, hay que ser único”

Estas características son comunes a numerosos negocios, podemos afirmar que los puntos clave de esta década que se ha iniciado en 2010 están en línea con los nombrados a continuación:

– La velocidad del desarrollo tecnológico se acelera exponencialmente

– La emergencia de nuevos modelos productivos genera mucho dinamismo y diferentes parámetros

– Constantemente se redefine un nuevo paradigma de negocio

La renovación del know how es continua.

– Las empresas que no reinventen su know how se quedan fuera

– La cooperación y la sinergia se hacen imprescindibles

– Las empresas aisladas también se quedan fuera

– El talento personal adquiere gran relevancia

– Ser diferentes es la ventaja competitiva

– La innovación es la herramienta para estar al día. Cabe señalar que este término no implica necesariamente hacer algo nuevo, sino aprovechar los recursos disponibles de otra manera

– Se puede ser brillante, pero si se está cambiando cada año, no sirve para nada. Las propuestas deben durar al menos cinco años, se trata de reinventar la empresa revalorizando sus fortalezas, soltando lo que ya no sirve y empleando la creación y el talento para generar nuevas oportunidades.

Es decir, que innovar y reinventar no significan barrer de un plumazo todo lo anterior, que, entre otras cosas, ha servido para crear el presente que vivimos, con lo bueno y lo menos bueno.

Si la empresa adopta la búsqueda continua, corre un menor riesgo de quedarse fuera del juego, sus equipos están motivados en ese proceso de búsqueda permanente y la organización se mantiene viva y activa.

Por: Rosa María Moreno de Master Coach 360 Speakers

También podría interesarte

¿Qué es y para quién es el coaching?

Deja un comentario