Para ganar, piensa estratégicamente

estrategia

Uno de los mayores problemas de los emprendedores y PyMEmpresarios es la falta de visión estratégica en la planeación de sus negocios.

La estrategia es la visión a largo plazo, que determina los objetivos más importantes para una empresa, mientras la táctica se refiere a la ejecución día a día de las actividades y aquí es donde la mayoría de los esfuerzos se concentran.

Es claro que tener visión sin llevarla a la acción no sirve de nada, pero el caso contrario, concentrarse tanto en el trabajo y la operación diaria sin tener claro el rumbo implica un enorme desperdicio de recursos: es el equivalente a ir muy rápido, pero sin llegar a ningún lado.

Ser un pensador estratégico significa:

1) Tener visión.¿Qué es lo que esperas de tu empresa? No te concentres sólo en el corto plazo, sino a futuro: ¿cómo ves tu negocio en 5, en 10 años? Asegúrate de que tus acciones de hoy te lleven a ese lugar.

“Las personas más exitosas del mundo, todos tienen algo en común: disciplina”

2) Darse tiempo para pensar. El día a día es muy demandante por lo que acabamos dedicándonos a resolver sin darnos tiempo para analizar el curso de las acciones. Asegúrate de que toda actividad tenga un propósito y función clara, que corresponda al gasto invertido en ella (de tiempo o de dinero).

3) Saber anteponer la satisfacción inmediata por un bien mayor. Al establecer objetivos y acciones, recuerda tu visión estratégica: por ejemplo, si quieres aumentar tus utilidades a largo plazo, eso significará reducir tus gastos en el corto plazo, lo que seguramente implicará sacrificios que no querrás hacer. El logro de grandes objetivos se construye con esas pequeñas acciones.

4) Cultivar buenos hábitos y ser disciplinado. Analiza a las personas más exitosas del mundo, todos tienen algo en común: disciplina. Es decir, hacen lo que tienen que hacer en el momento en el que tienen que hacerlo. Esto significa acostarse y levantarse a una hora adecuada, planear sus actividades, etcétera.

5) Saber formar un equipo. Al integrar tu equipo, recuerda que la diversidad es la clave: alguien que piense de manera muy parecida a ti validará la mayoría de tus ideas, mientras tengas perfiles y opiniones más distintas, tu toma de decisiones se verá fortalecida al haber sido confrontada. 

Si necesitas asesoría o información sobre este tema escríbeme: eila@winking.mx o contactarme en Twitter @EilaZalles.

¡Éxito y suerte!

Eila Zalles

También podría interesarte

Los 7 pasos de la planeación estratégica

Deja un comentario