Reciclar como forma de vida

Por: Gerardo Pedra, Gerente Corporativo de Programas de Reciclaje de Dart de México y Presidente de la Sección de Recicladores de ANIPAC.

Deseas asistir a una fiesta infantil, de XV años o una boda; tal vez prefieras una obra de teatro, un concierto, festival de cine o simplemente disfrutar de una noche de amigos en casa; en estas situaciones, ¿te has preguntado quién es el invitado especial? Es el Poliestireno expandido (EPS) o mejor conocido como unicel.

“la realidad es que el unicel está compuesto en un 95% de aire lo que permite que sea cien por ciento reciclable”

Aunque este material existe en cada momento de nuestra vida no siempre le tomamos la importancia que merece ni nos detenemos a pensar en todas sus utilidades que nos facilitan el día a día.

El unicel también lo podemos encontrar en los vasos que compramos para una fiesta por ser descartables, utilizado en los centros de mesa y hasta en decoración que colocamos en una celebración (de esas que a los mexicanos casi no se nos dan) para indicar el tipo de evento: “Mi bautizo”, “Mis XV años”, “Mi boda”, “Baby shower”, incluso parece que marca la cronología de nuestra vida.

Tampoco olvidemos que este tipo de material también es vital en la industria de la construcción, empaques y embalajes, donde facilitan nuestra vida. Una de las grandes ventajas de este material es que siempre nos apoya con nuestro presupuesto porque es hasta dos o tres veces más económico que otros materiales.

Aunque creamos que ocupa demasiado espacio al ser desechado, la realidad es que está compuesto en un 95% de aire lo que permite que sea cien por ciento reciclable, situación que beneficia a los mexicanos porque, de acuerdo a la ANIQ (Asociación Nacional de la Industria Química) se estima que el consumo nacional es de 125,000 toneladas anuales de EPS, de las cuales el 24% son para la fabricación de productos desechables; el 76% restante se dividen en el sector de la construcción, embalaje, y sector agrícola

El Poliestireno expandido no sólo ayuda a crear ambientes festivos, sino que es útil para construir escenarios para transportarte a mundos que sólo imaginabas, es decir, es un apoyo visual para el teatro, los festivales de cine, carnavales, exposiciones, programas de televisión y películas. Sin él la escenografía que se presenta en teatros como Palacio de Bellas Artes, Teatro de los Insurgentes o el Polyforum Cultural Siqueiros no te impactaría.

Los filmes que se muestran en los festivales de Morelia, Guadalajara o Chihuahua no tendrían los mismos efectos en ti, ¿te imaginas qué pasaría si vieras sólo a los actores en un fondo blanco?; aunque actualmente muchos de los escenarios son elaborados digitalmente, todavía existen escenografías con unicel que no sólo funcionan para las películas, sino para los programas de televisión que te entretienen diariamente.

Otro de los grandes usos para el EPS en la industria del entretenimiento es la utilería que le da un toque más realista a la actuación y al escenario, seguramente recuerdas alguna película en que al quebrar una mesa, en uno de los extremos se alcanza a percibir el color blanco del material, ¿cómo crees que serían las escenas de romper muebles sin el unicel? ¿Cuánto costarían si no estuvieran hechos con un material tan ligero y seguro?, y peor ¿cuánto dolerían los golpes?

Por lo tanto, tu entretenimiento no sería lo mismo sin el invitado más diversificado: el Poliestireno expandido. ¿Qué más podemos pedir en un compañero de diversión? Aunque parezca estorboso, no olvides que le puedes dar un nuevo uso reciclándolo: sólo necesitas tomarte unos segundos en limpiarlo de cualquier sustancia para que continúe creando ambientes porque el unicel está en donde menos lo imaginamos.

One thought on “Reciclar como forma de vida

  1. Hola, soy de Uruapan Michoacan México, curso 7 Semestre de la carrera Diseño y Comunicación Visual, apunto de iniciar Tesis, me gustaría contactar a Gerardo Pedra Rocha, me interesa el tema del reciclaje de unicel y tengo algunas ideas para el tema. Espero una respuesta. Gracias.

Deja un comentario