La importancia de contar con una Certificación

certificacionLa idea de la certificación, de la acreditación y de la aprobación es: generar confianza, credibilidad y demostrar que se puede depender de la organización certificada para los intereses del cliente, usuario o consumidor.

La certificación es importante como un medio comprobado para una organización porque permite dar forma a los procesos internos, para conseguir y mantener la homogeneidad de criterios, mejora continua, prestigio interno, employer branding, innovación, reducción de costos, mejora de procesos, etc. y concentrarse efectivamente en lograr los resultados valiosos intencionados”

La necesidad de certificar las características de Sistemas de Gestión se genera por la desaparición de las relaciones directas entre el productor y el consumidor, las que constituían un factor de confianza para el consumidor. Por lo tanto se volvió necesario proponer herramientas con el fin de reasegurar las características necesarias y deseadas.

El objetivo del sistema, Certificación por tercera parte –Acreditación / Aprobación– es facilitar las relaciones entre la organización que se certifica y sus partes interesadas según sea el alcance de la certificación tanto en el plano nacional como el internacional para limitar los obstáculos que pudieran surgir en la relación.

La certificación avala la forma de trabajar y satisfacer los requisitos, necesidades y expectativas, planificando, manteniendo y mejorando el desempeño de sus procesos de manera eficaz y eficiente.

¿Para qué?

La certificación es importante como un medio comprobado para una organización porque permite dar forma a los procesos internos, para conseguir y mantener la homogeneidad de criterios, mejora continua, prestigio interno, employer branding, innovación, reducción de costos, mejora de procesos, etc. y concentrarse efectivamente en lograr los resultados valiosos intencionados.

Para las pequeñas y medianas empresas (la abrumadora mayoría lo son), existe un aspecto menos visible pero frecuentemente más valioso que consiste en el esfuerzo, la voluntad y convicción que asumen los directivos para alcanzar niveles de exigencia semejantes a los que se impone a las grandes compañías.

¿Por qué?

Regularmente las organizaciones eligen la certificación como una estrategia  inteligente y adecuada para conseguir algo que es valioso para la organización, esto frecuentemente pasa a partir de tres razones, todas al igual importantes:

1. Satisfacer los requisitos del cliente, una autoridad o propios de la organización.

2. Emplear la certificación como medio publicitario para incrementar su prestigio y mejorar su desempeño en el mercado.

3. Desean mejorar la gestión al interior de la organización.

Naturalmente puede haber otras razones que impulsen a buscar y mantener una certificación y todas son igualmente válidas en la medida en que sean importantes medios para lograr algo valioso estratégicamente para que la organización consiga sus fines nobles en beneficio de sus partes interesadas.

¿Qué se consigue?

En principio debiera conseguirse lo que se persigue con la certificación; no es ninguna casualidad que existan más de 15000 certificaciones en el ámbito global y, solo refiriéndose a las certificaciones en ISO 9001 hay más de 1’250,000 organizaciones certificadas; seguramente algo valioso les motivó a certificarse y a mantener la certificación y el número va en aumento ostensiblemente.

Sin embargo lo más frecuentemente citado por aquellos que ya cuentan con certificaciones que han conseguido pasa por: Asegurar cumplimiento legal, Garantizar evaluaciones objetivas e imparciales, Dar confianza y credibilidad, Concentrarse en actividades que agregan valor, Reducir burocracia, Conseguir trazabilidad de lo importante, Clarificar indicadores clave (y no perderse en un marasmo de triviales que agregan alto costo pero poco valor), Reducir costos, Mejorar la evaluación en la organización que apoya la toma de decisiones, Definir con claridad conceptos y términos, Fortalece la imagen de marca, etc.

¿Con quién?

Son múltiples los organismos de certificación, ¿pero se puede confiar en todos?, ¿cuáles serían las garantías que podrían presentarnos?, ¿cuál es su legitimidad?, son sin duda interrogantes importantes al momento de elegir a un certificador.

La “certificación” del organismo de certificación se llama “acreditación”.

La acreditación garantiza el reconocimiento mutuo de los organismos de certificación a nivel internacional. Un Organismo de acreditación es un organismo tercero que procede a la acreditación de un organismo de certificación.

Su legitimidad se funda en el reconocimiento mutuo y en la participación de las autoridades públicas dentro de sus estructuras que contemplan rigurosas normativas como la norma ISO 65 (o EN 45011) la norma ISO 61.

Sin duda la mejor alternativa para ser su certificador es la credibilidad y confianza que en él tenga quien impulsa la certificación (cliente, autoridades o la organización misma), pero en general debiera ser un garante de: Imparcialidad, Independencia, Competencia y Prestigio.

En eso radica la diferencia y su certificador apuesta su nombre al certificarlo, por ello será celoso y cuidadoso al cuidarlo ya que arriesga el nombre, prestigio y credibilidad propio y de sus clientes en la realización de su trabajo con usted; más allá de cualquier eslogan publicitario, es la satisfacción de sus clientes lo que más alto habla.

Víctor Manuel Medellín Delgado,BSI Group México

También puede interesarte:

INTEDYA MEXICO

Deja un comentario