Nueve consejos para no ser empresario “forever alone”

solitarioEn el momento en el que se decide ampliar el negocio en una empresa, es importante contar con el apoyo de un socio con la misma o mejor visión, ya que puede ser muy útil sobre todo cuando se busca otro tipo de mercado.

Quizá lo único que se necesita es una persona con quien se puedan compartir los logros y tropiezos en el mundo empresarial, por esta razón la empresa Endeavor México compartió nueve consejos para encontrar el socio ideal:

  • Busca confianza: puede ser un familiar, amigo o compañero de trabajo. Atraerlo a un entorno cercano permitirá conocer de primera mano su forma de actuar y pensar.
  • Date tiempo de conocerlo: si éste no se encuentra dentro del entorno social, destina tiempo para conocerlo; preguntar lo necesario para estar seguro que es la persona indicada.
  • Compromiso: asegurar que comparta la visión y misión de tu empresa y que crea en el potencial de ésta. Consciente de que los resultados se reflejarán en el mediano o largo plazo.
  • No todo es cuestión de dinero: al iniciar un nuevo proyecto, el foco está en sentar las bases del crecimiento y sostenibilidad de éste, por lo que quizá el dinero no llegue tan pronto como se espera. Los ingresos próximos serán la consecuencia lógica de todo el esfuerzo invertido.
  • Busca alguien que sepa más que tú: el socio debe contar con habilidades y conocimientos superiores en un área diferente a la que domina la empresa; esto será un nuevo aprendizaje.
  • Resolución de problemas: identificarlos y resolverlos en tiempo real. Un punto de suma importancia, conocer cómo soluciona los obstáculos en su vida personal, ayudará a saber de qué está hecho y cómo reacciona ante la adversidad.
  • ¿Qué lo impulsa en la vida?: identificar los planes a futuro y preguntar si el proyecto le dará lo que busca.
  • ¿Estás dispuesto a escuchar y cambiar?: el socio implementará nuevas ideas e implica la posibilidad de cuestionar el modelo de negocio y el rumbo de la empresa. Mantener una mente abierta para evitar el fracaso al encerrarse en una sola idea.
  • Cuentas claras, amistades largas: desde un principio establecer la participación durante la toma de decisiones, asignación de responsabilidades, distribución de ganancias y otros aspectos que se consideran en el desarrollo del proyecto.

Un socio puede ayudar a ampliar el negocio y dirigirlo a un nuevo mercado, no importa el tiempo que lleve escogerlo, pues el resultado se verá reflejado en el trabajo y el funcionamiento de la empresa puede ser mejor de lo que ya es.

Montserrat Rivera

También te puede interesar:

Diez consejos para mantener el equilibrio mental

Deja un comentario