5 ventajas de los juicios orales en México

juicio oralEn México se reportan sólo 15 de cada 100 delitos y sólo una de cuatro investigaciones se resuelve dice Jorge Manrique, Rector del Colegio Jurista, quien asegura que los nuevos juicios orales mejorarán sensiblemente la impartición de justicia.

“El error judicial es la proporción de personas procesadas, y en ocasiones encarceladas, que después de un proceso penal finalmente son absueltas.”

En un análisis de los casos presentados en Chihuahua, Oaxaca, Zacatecas, Estado de México y Morelos,  los cinco estados con mayor antigüedad en el funcionamiento del sistema de juicios orales, respecto a entidades donde aún se maneja el sistema tradicional inquisitivo, muestra significativos avances con el nuevo sistema e impartición de justicia.

Así, Manrique enumera las siguientes ventajas:

1. Reducción de presos sin condena. En entidades sin reforma los presos que carecen de sentencia son el 43% de la población penitenciaria mientras en los estados que si la tienen se registra menos del 30% de los reclusos en prisión preventiva. “Vale anotar que el 67% del presupuesto de las prisiones se absorben en delitos menores como robo sin violencia y accidentes de tráfico”, refiere el Rector.

2. Menores errores judiciales. El promedio de absoluciones que se maneja en el país es de 11.5% que representa alrededor de 23,000 personas al año. En entidades con juicios orales se manejan promedios de  menos de tres por ciento como Chihuahua con 2.1%. “El error judicial es la proporción de personas procesadas, y en ocasiones encarceladas, que después de un proceso penal finalmente son absueltas”, comenta Manrique.

3. Mayor capacidad de respuesta. En las entidades donde aún no operan los juicios orales (El plazo para que funcione en todas las entidades es en junio de 2016), se resuelven sólo el 26% de los casos,  una de cada cinco investigaciones en promedio, mientras que  en las entidades que si cuentan con el nuevo sistema procesal la tasa alcanza hasta 49% de eficiencia en Chihuahua, por ejemplo. “ A excepción de Morelos (33%) las entidades con el nuevo sistema acusatorio presentan tasas  de resolución de investigaciones menores al 26%”, comenta  el Abogado.

4. Reorientación de condenas. En las entidades donde operan los juicios orales, los procesos penales y la prisión se dedican la mayor parte de las veces a crímenes de alto impacto social y los que tienen mayor grado de violencia. “En el sistema tradicional abundaban casos de delitos mayores, disputas entre vecinos y accidentes de tránsito. Las controversias con el nuevo sistema de justicia se resuelven antes de llegar a juicio, lo que permite mayor eficiencia en la impartición de justicia en delitos mayores”, refiere el Rector.

5. Alternativas para resolver delitos menores. En los estados donde existe aún el sistema de justicia tradicional el 37.5% de las condenas son de menos de un año y el 27.1% son condenas menores de dos años de prisión. Es decir, el 67% de los juicios corresponde a delitos menores. “Los delitos no violentos, no intencionales con los juicios orales tienen posibilidades de dirimirse por otras vías y permitir que los Ministerios Públicos se dediquen a los crímenes de alto impacto social” refiere Manrique.

Sin embargo, el jurista asegura que esto implica que se avance tersamente en la impartición de justicia mexicana, ya que coexisten viejas prácticas que frenan en desarrollo procesal. Entre éstas enumera: en algunos estados el ministerio público actúa de acuerdo a viejas prácticas y costumbres como mecanografiar las declaraciones en lugar de grabarlas.

Jorge Manrique, Rector del Colegio Jurista

También puede interesarte:

La figura legal más adecuada para mi actividad empresarial

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario