Cómo dividir los recursos en un negocio

división de recursosLa cuestión económica es uno de los problemas que más acechan a MiPyMEs, sobre todo cuando no se realiza una planeación de los ingresos o se desconoce cómo dividir los recursos para cumplir con gastos específicos ya sea desde el pago de la luz, internet, teléfono, hasta tener un fondo de emergencias para deudas, inversiones o ahorro.

“Un análisis detallado de los gastos permite a la empresa elabora su plan de negocios y de producción, incluso cuando existe una baja debido a la competitividad del sector”

El docente del Colegio de Gastronomía en la Universidad del Claustro de Sor Juana, Eduardo Mercado Peña, comentó a medios de comunicación que para microempresas es parte importante llevar un registro de los ingresos y egresos de un negocio, por lo que aseguró que la clave para establecimientos como alimentos y bebidas, la revisión periódica de los movimientos de caja es importante porque la mayoría de sus operaciones se realiza en efectivo.

Por otra parte, la directora de la licenciatura de Administración en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), María Gómez Albert, explicó que esto sucede con las empresas que al principio tienen excelentes ingresos, por lo que se olvidan de planificar y pierden de vista los riesgos a futuro.

Al principio de un negocio, quizá no se pueda pagar un asesor financiero para esclarecer un plan económico exitoso, sin embargo la académica destacó que lo primero que se debe hacer es realizar un presupuesto de los ingresos y egresos, los cuales deberán incluir los gastos de luz, internet y demás; actualizarla de acuerdo a las necesidades que surjan.

Debido a esto el economista en Australia, Reino Unido y Estados Unidos, Onésimo Álvarez-Moro, recomendó en su blog dividir los gastos de una empresa en:

  • Gastos variables: son los que cambian con la actividad de la empresas, por ejemplo cuando se tiene que comprar materia prima, “muchas veces debes comprar cantidades mínimas o en volúmenes determinados”, otros gastos variables pueden ser materiales e insumos directos, impuestos específicos, etc.
  • Gastos fijos: alquiler y administración, “una tienda debe pagar sus gastos de alquiler y de electricidad incluso si no vende nada”, también se pueden incluir como gastos de seguros, servicios públicos, impuestos y demás.
    • Gastos marginales: aquellos que suben con la producción de una unidad más del producto de la empresa, “es decir, incluiría los gastos de la materia prima utilizada para esa unidad adicional, la electricidad y otros suministros utilizados, en un restaurante se diría que son los alimentos que necesitará para un nuevo menú”.
    • Gastos directos: incurren directamente con la elaboración de productos o servicios, es decir la mano de obra y fuerza laboral utilizada para la producción.
    • Gastos indirectos: necesarios para la producción del servicio pero que no se incurren directamente, “un ejemplo es el coste de la comercialización de los productos y servicios que se están vendiendo y algunos gastos de administración atribuible a la producción y venta”.

Para el experto, lo más fundamental, es realizar un análisis detallado de los gastos pues permite a la empresa elabora su plan de negocios y de producción, incluso cuando existe una baja debido a la competitividad del sector.

“El objetivo de la empresa es generar beneficios suficientes para rentabilizar sus inversión en la empresa y, para eso, fija los precios al nivel necesario para, después de deducir todos los gastos, generar el beneficio necesario para asegurar su sostenibilidad”, explicó Gómez Albert.

Redacción

También puede interesarte

Evitando un fraude administrativo

Te compartimos éste video

Deja un comentario