El principal obstáculo para arrancar tu negocio

sin obstaculosEn este momento estoy asesorando a 3 emprendedores que tienen el mismo problema: llevan meses en la planeación de su negocio pero no se deciden a arrancarlo propiamente.

“Conforme pasa el tiempo y la idea se empieza a materializar, comienzan a aparecer otras preocupaciones y entonces es cuando los emprendedores empiezan a darle largas a todo.”

Enfrentar la realidad

En las primeras etapas del emprendimiento, todo es bonito: tienes una idea y mientras más la piensas, parece más atractiva. Se la cuentas a tus amigos y familiares y les encanta, todos te auguran mucho éxito y te felicitan por la decisión que has tomado de volverte independiente.

Pero conforme pasa el tiempo y la idea se empieza a materializar, comienzan a aparecer otras preocupaciones y entonces es cuando los emprendedores empiezan a darle largas a todo.

¿Por qué pasa esto?

La explicación es sencilla, cuando el sueño comienza a volverse una realidad, se vuelve tangible la responsabilidad que implica. Por ejemplo, al dar de alta tu negocio ante hacienda, invariablemente comienzas a pensar en el dineral de impuestos que vas a pagar. Al firmar contrato, se presentan ante tus ojos los meses de renta que vienen por delante y la inevitable preocupación de cómo le vas a hacer para pagarlos.

La solución

Si te encuentras en esta etapa, lo primero es saber y hacerte consciente que estás postergando una decisión.

Después sigue estas recomendaciones:

  1. Atente a tu plan de negocios. Si no tienes uno, es indispensable hacerlo, ya que será tu guía y te recordará qué debes hacer en cada etapa y ante cada contingencia.
  2. Fija una fecha meta de apertura, que sea realista con el tipo de negocio, lo que tienes y lo que necesitas (por ejemplo, un mes o dos).
  3. Comienza con lo básico. Muchos emprendedores se detienen porque visualizan todo muy grande y no quieren iniciar hasta tener absolutamente todo. Hay algunos indispensables, como los permisos de operación, pero muchos detallitos pueden esperar. Por ejemplo, si quieres un restaurante con 20 mesas y eso te requiere 8 empleados, comienza con 10 mesas y 4 empleados. Una vez que empieces a ganar dinero será más fácil expandirte.
  4. Pide asesoría. En el emprendimiento, el tiempo es dinero y si tu idea está atorada, a largo plazo será más rentable buscar asesoría que te permita llevarlo a cabo rápidamente que dejar que pasen los meses sin hacer nada.

Para consultoría e información escríbeme a eila@winking.mx o contactarme en Twitter @EilaZalles.

¡Mucho éxito y suerte!

Eila Zalles

También puede interesarte:

10 razones para emprender antes de salir de la universidad

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario