Cómo mantener la calma a medida que aumentan las tasas

1Caen-las-accionesCaen las acciones, incluso cuando aumenta la rentabilidad. La semana pasada, las acciones cayeron nuevamente en medio de más informes de datos económicos heterogéneos y un marcado aumento de la rentabilidad de los bonos. El índice industrial Dow Jones disminuyó un 0.89% hasta alcanzar los 17,849, el índice S&P 500 cayó un 0.71% y cerró en 2,092, mientras que el índice Nasdaq Composite se mantuvo mejor y bajó solo un 0.04% para cerrar en 5,068.

Mientras tanto, la rentabilidad de las letras del Tesoro a 10 años aumentó significativamente del 2.12% al 2.40%, mientras que, a su vez, cayó el precio.

Mientras tanto, la rentabilidad de las letras del Tesoro a 10 años aumentó significativamente del 2.12% al 2.40%, mientras que, a su vez, cayó el precio. De hecho, aunque durante la semana pasada, varios indicios reflejaron que el crecimiento mundial seguía siendo débil, esto no evitó que la rentabilidad de los bonos lograran nuevas alzas récord en lo que va del año. Aunque el incremento de la rentabilidad ha sido modesto en lo que va del año, los sectores del mercado sensibles al alza de las tasas demostraron que aún son vulnerables. Para los inversionistas que procuran salir airosos de este cambio en el régimen de tasas, observamos las acciones financieras y del sector de salud.

Giros en los mercados de bonos

La semana pasada, se confirmó lo que muchos inversionistas ya sospechaban: es poco probable que este año se acelere el crecimiento global. Algunos indicios que prueban esto son la caída del 10% en las exportaciones de Corea del Sur de productos que son sensibles al ciclo económico, una rebaja en las estimaciones del crecimiento mundial que realiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, los pedidos débiles de fábricas de EE. UU. y una lectura modesta de la Reserva Federal sobre la economía estadounidense.

No obstante, también se dio a conocer información positiva, principalmente en los Estados Unidos: una encuesta sólida del sector industrial a cargo del Instituto de Gestión de Suministros (Institute for Supply Management), un incremento de 280,000 nuevos empleos netos durante el mes de mayo y una modesta aceleración en el crecimiento salarial.”

No obstante, también se dio a conocer información positiva, principalmente en los Estados Unidos: una encuesta sólida del sector industrial a cargo del Instituto de Gestión de Suministros (Institute for Supply Management), un incremento de 280,000 nuevos empleos netos durante el mes de mayo y una modesta aceleración en el crecimiento salarial.

A pesar de los mensajes mixtos, la rentabilidad de los bonos reanudó su ascenso. En EE. UU., esto se debe, en parte, al cambio de expectativas en torno a la fecha del despegue de las tasas de interés de la Reserva Federal. Los inversionistas ahora consideran que septiembre es la fecha probable en la que tendría lugar el primer cambio crucial en la política monetaria, lo cual prueba nuestro punto de vista. Sin embargo, el alza en la rentabilidad real de EE. UU., que ahora subió más de 50 puntos básicos (0.50%) desde mediados de abril, sigue pareciendo fuerte en un entorno caracterizado por un crecimiento poco interesante. Esto se explica, en parte, por el hecho de que la rentabilidad de los bonos europeos, que experimentó un alza similar, ya no respalda la rentabilidad mundial en la misma medida que unos meses atrás.

Nuestra opinión es que estos giros en los mercados de bonos se ven impulsados principalmente por factores técnicos además de la venta de deuda europea por parte de los inversionistas, a la inversa de lo que ha sido una posición excesivamente favorecida. Asimismo, aunque es probable que continúe la volatilidad, en el mediano plazo, el alza en la rentabilidad de los bonos deberá contenerse con la demanda de los inversionistas, en especial, las pensiones y las compañías de seguros, que siguen desesperados por obtener rentabilidad.

Los sectores sensibles a las tasas son los más vulnerables

” Lamentablemente, aunque se suponga que se estabilizará la rentabilidad de los bonos, probablemente en algún punto entre los límites del otoño pasado de entre 2.20% y 2.60% de las letras del Tesoro a 10 años, es posible que esto siga causando un daño considerable en determinados sectores del mercado.”

Lamentablemente, aunque se suponga que se estabilizará la rentabilidad de los bonos, probablemente en algún punto entre los límites del otoño pasado de entre 2.20% y 2.60% de las letras del Tesoro a 10 años, es posible que esto siga causando un daño considerable en determinados sectores del mercado.

Además de las letras del Tesoro de larga duración, los inversionistas también deben tener en cuenta que algunas de las estrategias clásicas que se consideran un “refugio” pueden no ser tan seguras como se publicitan. Esto incluye las acciones defensivas de alto rendimiento, como las del sector de servicios públicos, así como las de metales preciosos, ya que ambos sectores son sensibles a los cambios en las tasas de interés reales. La semana pasada, las acciones del sector de servicios públicos de EE. UU., el cual generalmente se considera un sector de bajo riesgo, cayeron un 4%, con lo que mostraron un desempeño drásticamente inferior al del mercado. La venta masiva se debió al reajuste en los precios del sector de los inversionistas conforme a las tasas más altas.

El sector de metales preciosos fue otra víctima del alboroto del mercado de bonos de la semana pasada, con bajas en el oro y la plata del 1.50% y 3.50% respectivamente. Su debilitamiento relacionado con las acciones e incluso con otros productos básicos fue coherente con la tendencia histórica: estos activos son muy sensibles al alza de las tasas reales. Debido a que algunos de los clásicos refugios, como el sector de metales preciosos y otras acciones de menor riesgo, ofrecen poca protección, creemos que los inversionistas deberían considerar algunos lugares menos comunes para tal cobertura. Uno es el sector financiero, ya que los bancos quizás se vean beneficiados gracias a las tasas más altas. A pesar del debilitamiento más general del mercado bursátil, el sector financiero del índice S&P 500, de hecho, presentó un aumento la semana pasada. Para los inversionistas que consideran sectores más defensivos del mercado, preferimos las acciones del sector de salud en vez de las del sector de servicios públicos o de telecomunicaciones. A diferencia de estas últimas dos opciones, el sector de salud suele desempeñarse relativamente bien en un entorno de tasas en alza.

Russ Koesterich, Director Administrativo, Estratega Principal de Inversiones Globales de BlackRock y para iShares de BlackRock

*Recuerda dejar tus comentarios*

También puede interesarte:

Errores de las empresas contra la productividad

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario