Cómo superar una mala racha

problema-salirHay etapas en que las cosas no salen como realmente las deseamos, y esto aunque parezca difícil de aceptar, no necesariamente tiene que ver con nosotros o cómo nos desempeñemos. En  nuestra cultura normalmente tendemos a tomarnos las cosas a personal, creyendo que si las cosas no salen como deseamos, es porque no estamos haciendo lo conveniente para que así sea.

“El analizar objetivamente una situación genera un amplio rango de elementos a observar en donde se encuentran tanto los aciertos como los errores y el cómo se han subsanados estos últimos.”

Nos cuesta mucha trabajo analizar con cabeza fría las diversas circunstancias que están impidiendo que los proyectos salgan adelante. Cuando las cosas salen de nuestro control ya pertenecen al universo y esto lo olvidamos por completo. Si ciertas actividades o proyectos sólo dependen de nosotros, las cosas fluyen de la manera correcta; si existen ciertos inconvenientes los resolvemos sin tanto problema y todo regresa a su cauce. Sin embargo, cuando depende de otros el flujo de la actividad, esta puede lentificarse o hasta paralizarse y esto no significa que estamos necesariamente pasando por una mala racha o que la suerte está en otro lado. Perdemos objetividad en analizar realmente las causas que estas ocasionando estos retrasos. Cuando esto sucede, no es raro que tengas la sensación de que va a durar para siempre, lo cual genera un estado de incomodidad.

1. Se realista. Cuando veas que no puedes hacer nada y te sientas impotente, puede que te enredes en pensamientos completamente negativos y llenos de hostilidad hacia ti mismo. Para de inmediato esos pensamientos y revisa con calma que tanto los obstáculos pertenecen a algo fuera de ti y analiza las cosas que has venido haciendo y en donde has obtenido buenos resultados. El analizar objetivamente una situación genera un amplio rango de elementos a observar en donde se encuentran tanto los aciertos como los errores y el cómo se han subsanados estos últimos.

2. Vive en el presente. Mientras esperas que las cosas o proyectos se desatoren, vive el instante presente en cada momento, esos tiempos son buenos para reorganizar, limpiar, ordenar y  revisar pendientes.

3. Confía en ti. A veces una persona se siente impotente porque no se considera capaz de salir de una determinada situación o solucionar un problema, o bien no se considera capaz. Pero, por lo general, estas ideas son autodestructivas y alejadas de la realidad. Será necesario tomar calma, ser paciente y sólo dedicar tiempo a dejar que todo se ponga en su lugar, como muchas veces ha pasado y pronto todo regresará a su cauce normal.

Mtra. Mónica R. Morales Rodríguez

www.monicamoralesterapeuta.com

www.monicamoralesrodriguez.blogspot.com

twitter: @terapia_morales

*Recuerda dejar tus comentarios*

También puede interesarte:

Miedos del empresario

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario