El amaranto contra la pobreza y desnutrición en México

amaranto“Los problemas de obesidad, de nutrición y de pobreza en México, se pueden resolver con el amaranto y queremos que en un futuro los productos que se realizan con él se consuma en todo el mundo”, explicó Mary Delano, fundadora de México Tierra de Amaranto (MTA) y emprendedora social de Ashoka.

“Este proyecto inició como un proyecto escolar, yo era profesora de una universidad en Querétaro y estaba apoyando a unos alumnos a desarrollarlo.”

De acuerdo con las organizaciones El Barzón y Oxfam México, uno de cada cuatro mexicanos padecen hambre debido a la situación de pobreza que afecta a comunidades rurales y más de cuatro millones de niños padecen obesidad.

“Este proyecto inició como un proyecto escolar, yo era profesora de una universidad en Querétaro y estaba apoyando a unos alumnos a desarrollarlo, mi hermano me comentó que checará el Amaranto y fue cuando descubrí las cualidades de éste y el cómo es posible que en México no se conozca totalmente”, detalló Mary Delano.

El amaranto era el grano sagrado de los Aztecas, ahora la comunidad científica validó esto pues es un alimento de origen vegetal, tiene proteína con magnificas cualidades capaz de ser substituto de carne y leche, ayuda a equilibrar el colesterol y evitar la hipertensión.

Debido a esto Mary decidió renunciar a su empleo e iniciar este camino que lleva ya diez años y que actualmente han capacitado a más de 184 promotores participantes. “Damos a conocer a las comunidades rurales las bondades del amaranto, por lo que les enseñamos a sembrarlo en sus patios y mejorar la calidad alimentaria de sus familias”.

Dentro de los retos a los que se enfrentó esta emprendedora, es que las mujeres empezaron a sembrar el amaranto pero cuando los maridos regresaban de Estados Unidos, cerraban este proyecto debido al celo que ellos demostraban al ver a sus esposas como líderes, como consecuencia apoya a los participantes a seguir con MTA y a cambiar este tipo de cultura que aún permanece en México.

Otro de los problemas es la escasez de agua en algunos campos, por lo que se les enseñó a las comunidades a capturar el agua de lluvia y formar cisternas, “hoy en día en 17 comunidades ya existen 135 cisternas, aproximadamente 1,600 litros de agua”.

MTA creó CENVA, el cual compra los excedentes de hoja y de grano y del amaranto, para asegurarse de crear productos innovadores que MTA ha desarrollado y contacta a la industria para producirlos a grandes escalas y llevarlos a donde sean necesario, “la mayoría de los mexicanos conoce el amaranto por las alegrías que se venden en la calle, pero este alimento tiene mucho potencial que ayudará a nutrir a todos los mexicanos y llenarlos de energía”. 

Así mismo MTA fomenta a personas que busquen ayudar a erradicar este problema en México, mediante diplomados sobre cómo cocinar el amaranto y así llevar sus beneficios a todas partes. Actualmente ofrecen participar en su próximo diplomado el 17 de agosto denominado “Diplomado de cocina con Amaranto: Bueno, Sano y Justo” con una duración de 40 horas repartido en ocho lunes consecutivos; se llevará a cabo en el Instituto Gastronómico de Estudios Superiores en Querétaro.

Por último Mary Delano recomienda a los emprendedores en busca de apoyar una causa social a perder el miedo, “día con día avanzas aunque sea un poquito y hacer posible que tome forma. Mucha paciencia y que busque instituciones que crean en su idea”. Además exhortó a los mexicanos a consumir los distintos alimentos que produce CENVA para apoyar esta causa.

Para conocer más sobre esta empresa y cómo beneficia a comunidades rurales, visite su página oficial www.mexicotierradeamaranto.org

Montserrat Rivera

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

8 nuevos emprendedores se unen a la red de Ashoka

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario