A dónde van los datos personales que compartes

datos personales

El uso de excesivo de Internet en los negocios ha generado que las personas suban datos personales a estas plataformas, sin embargo corren el riesgo de usar esta información para fines desconocidas como sacar un préstamo para que en un futuro se tenga que pagar una deuda ajena.

“Los ciudadanos tienen derecho a acceder a él cada año de manera gratuita y si requieren una consulta adicional tendrá un costo aproximado de no más de $200 pesos.”

Gerardo Obregón, Director General de Prestadero, explica que si bien la “Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares pretende brindar mayor certeza a los usuarios que comparten su información a través de diferentes canales, es importante que también den seguimiento y eviten caer en una trampa”.

Con frecuencia los emprendedores en busca de socios o elementos para crear su negocios comparten datos básicos como tu nombre, dirección, fecha de nacimiento y correo electrónico, pero siempre asegúrate de que el receptor no pueda compartir estos datos con otros proveedores de bienes y servicios.

Como futuro dueño de una empresa, es importante mantenerse al tanto del historial crediticio, ya que el Buró de Crédito es el lugar al que se enviará toda la información de los créditos que tenga contratados, así que cualquier sorpresa de este tipo puede ser evitada.

El directivo de esta plataforma web, aconseja apoyarse en el Reporte de Crédito Especial pues se trata de un documento que concentra la información de todos los préstamos que se tiene contratado y que es emitido por el Buró de Crédito. Los ciudadanos tienen derecho a acceder a él cada año de manera gratuita y si requieren una consulta adicional tendrá un costo aproximado de no más de $200 pesos.

Solicitarlo y aprovechar este beneficio que brinda el Buró de Crédito da la oportunidad de que te enteres si alguien que tú no autorizaste está consultando tu historial e incluso el que tengas activo un préstamo que tú no solicitaste.

Según lo ha advertido la propia Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), existen personas que se dan cuenta de que alguien solicitó un préstamo a su nombre cuando van a pedir un nuevo crédito y les es negado por un mal historial crediticio.

La persona, sin saber de qué le hablan, se pone a investigar la situación y llega al Buró de Crédito, en donde a través del Reporte de Crédito Especial se dará cuenta de que tiene un crédito que no solicitó y que en determinada fecha, la institución consultó su Buró.

Ante una situación como ésta, es posible que una persona no se entere hasta que vaya a solicitar una tarjeta de crédito o cualquier otro tipo de préstamo, pero en el peor de los casos puede caer en cuenta de esto cuando comiencen las llamadas de los despachos de cobranza solicitándole el pago de un préstamo que nunca solicitó.

El especialista finalizó puntualizando que “por esto, es de vital importancia que cuides tus datos personales y sólo los compartas cuando la empresa tenga una política de seguridad con éstos. De esta manera, te evitarás la sorpresa de que tienes una gran deuda porque alguien obtuvo un préstamo a tu nombre.”

Montserrat Rivera

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

Falla humana, principal amenaza cibernética

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario