…desde este mismo instante

tranquilidadDe manera increíble pero tradicional, la educación que recibimos descuidó, y aún lo hace, el cultivo de nuestra madurez y nuestro equilibrio emotivo. Sin embargo, no podemos volver atrás y comenzar a formarnos nuevamente desde el principio. Si hemos de mejorar, hemos de empezar a partir de este momento, de este laberinto en que nos hallamos, de este estado de confusión emocional que a algunos se les puede presentar como enorme y pesado.

Voy a mantener, mi pensamiento y mi actitud, tranquilos y contentos, desde este mismo instante

Penetrar en el campo del equilibrio emotivo es muy sencillo y, aún más, constituye una experiencia vigorizante y alegre. Podemos comenzar a convertir las inmadureces en madureces, casi de inmediato. Es un hecho que podemos comenzar en este mismo instante.

Existe un control consciente del pensamiento. Deténganse un momento a considerar esta perspectiva: Una educación adecuada le ha enseñado a una persona a pensar según cierta orientación bien definida, y a adoptar ciertas actitudes bien definidas ante situaciones que a otro personaje, que no recibió la educación indicada le habrían inspirado pensamientos y actitudes generadores de miedo, aprensión, desaliento y tras emociones igualmente perniciosas Habiendo sido adiestrado por el tipo de educación adecuada, a la mente de la primera persona acuden, sin necesidad de control de la conciencia, actitudes sanas y formas de pensar sanas: gracias a dicho adiestramiento, tales formas de pensar, tales actitudes, surgen espontáneamente en el momento oportuno.

A esta estrategia se le llama control consciente del pensamiento. Podemos orientar el pensamiento hacia la dirección que deseemos. Lo importante es saber cómo y hacia qué dirección hay que gobernar el pensamiento para acercarnos  la madurez y al equilibrio emotivo.

Se dice y se escribe fácilmente, de manera simple; pero es cierto que seguir estás indicaciones simples no siempre resulta fácil; en muchas ocasiones, seguirlas le costará un esfuerzo considerable. Pero dado que ello afecta a la parte más importante de la personalidad (madurez y equilibro emocional), y puesto que afecta al elemento más importante de la vida (la felicidad) y dado que afecta directamente a la salud, el esfuerzo requerido vale, definitivamente, mucho más de lo que cuesta. De este modo, ¿hacia qué ruta debemos dirigir nuestros pensamientos?

“Se dice y se escribe fácilmente, de manera simple; pero es cierto que seguir estás indicaciones simples no siempre resulta fácil; en muchas ocasiones, seguirlas le costará un esfuerzo considerable.”

El pensamiento clave que debemos tener constantemente, ondeando en nuestra conciencia es: “voy a mantener mi pensamiento y mi actitud, tranquilos y contentos, desde este mismo instante”.

Este pensamiento ha de mantenerse siempre vivo en la mente, repitiéndolo una y otra vez hasta que se fije permanentemente y persista sin necesidad de un esfuerzo consciente. Del mismo modo que nos movemos siempre en el momento presente, ha de estar siempre acompañado por el pensamiento: “Voy a mantener, mi pensamiento y mi actitud, tranquilos y contentos, desde este mismo instante”.

Es importante experimentar emociones sanas en lugar de emociones negativas. Al principio, podemos encontrarnos siguiendo la inercia, empezando a enojarnos por algo, o que ya estamos irritados o trastornados antes de recordar decirnos a nosotros mismos: Voy a mantener, mi pensamiento y mi actitud, tranquilos y contentos, desde este mismo instante”. A medida que lo practiquemos le tomaremos la delantera a la tensión con este pensamiento clave y sabremos detener el descenso hacia las emociones desgastantes.

En uno y otro caso, en el momento en que recordemos: “Voy a mantener, mi pensamiento y mi actitud, tranquilos y contentos, desde este mismo instantecerraremos el paso a los pensamientos que engendran la tensión emotiva y pondremos en marcha una cadena de pensamientos generadores de emociones saludables.

Extracto de La Narrativa del Conocimiento, autor Fernando de Alarcón.

https://twitter.com/FernandoAlarcon / https://www.facebook.com/fernando.de.alarcon

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

Cómo tener una cultura de excelencia

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario