23.1% de los discapacitados mayores de 15 años no tienen ningún nivel de escolaridad

NOTA3PRINCIPAL

El artículo 27 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad reconoce que las personas en esta condición tienen derecho a trabajar en igualdad de condiciones con las demás.

Según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, 2014 (ENADID, 2014) del total de hogares 18% tiene al menos una persona con discapacidad, de los cuales 89.9% son familiares; 8.8% son unipersonales y el 1.3%  corresidentes.”

Sin embargo,  en México la brecha es amplia ya que el acceso a oportunidades de trabajo es limitado, según el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.  Equivalente a una tasa del 39.1 por ciento. O bien 25.6 puntos porcentuales por debajo de la población sin discapacidad. Esto, de acuerdo con información de Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Otros datos presentados en un informe como parte del día internacional de las personas con discapacidad dicen que un 97% de la población económicamente activa (PEA) de la población en condición de discapacitada, trabaja. Cifra ligeramente superior a lo reportado en personas sin discapacidad.

En tanto, para la población no económicamente activa las labores que realizan son quehaceres del hogar. Reportando un 42.3%. El porcentaje para las personas que tienen una discapacidad permanente y que por tanto no pueden trabajar arrojó un 30.5 por ciento. De esta última cantidad 2.6% de la población estudia; contra un 25.2% que recibe educación y que no tiene ninguna limitación.

  • El INEGI señala que de la población de 15 años y más con discapacidad 32% no recibe dinero.
  • Quienes sí obtienen recursos monetarios por medio de sus trabajos son el 40.2%.
  • De los programas sociales de gobierno se benefician 39%.
  • 21.6% viven de la jubilación y pensión.
  • Y 12.9% sobrevive gracias a la ayuda de personas externas.

Según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, 2014 (ENADID, 2014) del total de hogares 18% tiene al menos una persona con discapacidad, de los cuales 89.9% son familiares; 8.8% son unipersonales y el 1.3%  corresidentes.

No obstante en nueve de cada 100 hogares la persona discapacitada vive sola.

De lo anterior se desprende que si un 23.1% de la población con discapacidad de 15 años y más no cuentan con algún nivel de escolaridad y que sólo el 39.1 por ciento de la población participa en actividades económicas, frente a un 64.7% que no tiene imitaciones; la contratación de personas con esta condición se torna difícil por la poca inclusión, y los paupérrimas acciones en su favor.

Norma Martínez

 Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

Las personas con discapacidad ya pueden contar con un seguro de 

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario