El día internacional de los voluntarios

NOTA2PRINCIPAL

El voluntariado abre caminos donde no hay carreteras, organiza donde no hay estructuras, aporta recursos y capacidades cuando no se sabe de dónde llegarán, es un acto de ciudadanía que requiere un entorno favorable en el que se cultive el bien común.

“2 millones 628 mil personas colaboran en alguna organización no lucrativa, de las cuales 52.5% son voluntarios. Del total de voluntarios, el 53.1% son mujeres, comportamiento acorde con el registrado a escala mundial por la ONU.”

Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas

El 17 de diciembre de 1985, la Asamblea General de las Naciones Unidas decretó que el 5 de diciembre se conmemore el Día Internacional de los Voluntarios (DIV), fecha en la que se brinda un reconocimiento a las personas que ofrecen su tiempo, energía y talento a favor de diversas causas, desde la atención a poblaciones marginadas, a través de instituciones sin fines de lucro, así como mediante formas organizativas comunitarias que brindan atención a las necesidades específicas de su localidad, colonia o pueblo.

El voluntariado y los objetivos de desarrollo sostenible

En este año, con el slogan “El mundo cambia. ¿Y tú? ¡Hazte Voluntari@!” el DIV reconoce a las voluntarias y a los voluntarios como colaboradores para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), pues a través de su trabajo, esfuerzo y participación, se convierten en agentes catalizadores para alcanzar el cumplimiento de estas metas, tales como erradicar la pobreza; poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición; promover el bienestar; garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa; alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas; garantizar la disponibilidad y gestión sostenible del agua; garantizar pautas de consumo y de producción sostenibles; tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos; y facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces.

Un ejemplo en el ámbito internacional es el Programa de Voluntarios de Naciones Unidas que impulsa la atención de temas como la promoción de la igualdad de género, el abatimiento de la pobreza, el mejoramiento de la salud en las comunidades, e incluso la realización de tareas para combatir el hambre en los países menos desarrollados; actividades en las que los voluntarios suelen involucrarse sin remuneración alguna, e incluso fuera de su lugar de origen, con el fin único de ayudar en estas labores.

El voluntariado amplía ventanas de diálogo con los gobiernos, siendo intermediarios activos entre las necesidades de las comunidades con la agenda pública gubernamental, y participan en la vigilancia de los procesos democráticos.

Considerando la importancia social que representa el trabajo voluntario, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presenta información sobre las actividades que de manera organizada realizan los voluntarios a favor del bienestar de la comunidad, ya sea a través de alguna institución no lucrativa o mediante formas de organización comunitaria.

Caracterización del trabajo voluntario 

“El valor económico del trabajo voluntario en las Instituciones Sin Fines de Lucro (ISFL)  equivale a 61 mil 570 millones de pesos, monto superior en 21.7% al valor económico del 2008. En promedio al año, cada voluntario aporta con su trabajo un monto equivalente a 44 mil 660 pesos a las ISFL de México.

En 2011, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) publicó el Manual de medición del trabajo voluntario, con el propósito de recomendar una metodología comparable entre países para la cuantificación de dichas actividades. En esta fuente se define al voluntariado como el:

“Trabajo no remunerado y no obligatorio, es decir, tiempo sin remuneración que las personas dedican a actividades, ya sea a través de una organización o directamente para otras personas que no pertenecen al hogar del voluntario”.

En particular el trabajo organizado se refiere a quienes colaboran de forma establecida en instituciones diversas, el gobierno, las empresas de carácter lucrativo y las instituciones sin ánimo de lucro; en este rubro se agrupan también las formas de organización comunitaria que reflejan el trabajo de vecinos y asambleas para el mejoramiento de las condiciones de su colonia, pueblo o localidad.

Este tipo de voluntariado organizado se caracteriza porque su esfuerzo se potencia a través del trabajo en equipo, siendo identificado como factor clave para alcanzar las metas trazadas en los ODS, ya que mediante su participación se busca erradicar la pobreza con acciones de colectividad ciudadana, que si no fueran visibilizadas no se contemplarían en las agendas públicas de las naciones.

En este sentido, el INEGI genera de manera recurrente información sobre el voluntariado en México a través de la Cuenta satélite de las instituciones sin fines de lucro, destacando la sección de los trabajadores voluntarios que participan en asociaciones civiles, fundaciones, instituciones de asistencia privada, albergues, hospitales, y en general, en la gama de organizaciones no lucrativas del país.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

 

También puede interesarte:

Apoyan el desarrollo de proyectos sociales entre jóvenes 

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario