10 reglas imprescindibles para gestionar un equipo eficazmente

NOTA1PRINCIPAL

Puede que en el título de tu trabajo no aparezca la palabra manager pero siempre tendrás tareas relacionadas con esta profesión a lo largo de tu carrera. Como empresario  ya lo eres de forma automática porque todas tus responsabilidades tienen un elemento relacionado con ello.

“Siempre escuchar cualquier tipo de preguntas de la índole que sea. Aunque no se esté de acuerdo ser educado y responder de la mejor manera posible. Un diálogo abierto ayuda a identificar posibles problemas y luego solucionarlos. “

Los empleados son los que hacen tu visión una realidad y tu trabajo es conseguir que así sea de forma eficiente. Pero no es sólo que trabajen así o de una manera muy dura pues al final pueden volverse en tu contra si no están a gusto en su espacio diario. Con hábitos que van desde el aburrimiento a la pereza, pasando por la deslealtad.

  1. Se consistente

Siempre hay que tener constancia para motivar para realizar las tareas, premiándolos cuando lo hacen bien y llamándoles la atención cuando lo hacen mal. Siempre siguiendo los mismos patrones y tratando a todos por igual. No hay nadie por encima de otro compañero. Debes ser firme y mostrarte siempre de la misma forma.

  1. Una comunicación clara y precisa

El éxito depende de cómo te comuniques con el equipo. De la misma forma que trabajas con gente externa. Siempre con las ideas claras y que se entienda todo perfectamente. Sin margen a errores o malentendidos. Con un tono firme pero no autoritario que inculque la necesidad de alcanzar lo deseado.

  1. Establecer los objetivos como un equipo

No sólo es cosa de uno, todos entran en juego. Si quieres que trabajen juntos han de sentirse partícipes de los objetivos que se van a alcanzar. De lo contrario permanecerán aislados individualmente e incluso competirán entre ellos por ver quién es el mejor. Dejando de lado la concentración necesaria para un rendimiento óptimo.

  1. Reconocer el trabajo duro

Cuando un equipo consigue hacer las cosas bien y es un gran paso para la empresa no está de mal proporcionar un bonus oconsiderar algún tipo de premio que les ayude en su día a día como las comunicaciones por móvil. Siempre de forma positiva para que el efecto sea bueno y todo el mundo vea que el trabajo duro tiene sus recompensas. Y siempre estableciendo unos baremos para que una cosa simple no tenga mejor reconocimiento que una más complicada.

  1. Ser un ejemplo

Como leader hay que ser el principal ejemplo en términos de comportamiento. Si quieres que los demás sigan tus pasos has de mostrar las mismas pautas que les exiges. Exigir puntualidad cuando no se llega a tiempo ningún día no es una gran imagen para el resto de compañeros.

  1. Variar los discursos

Cada miembro de la empresa tiene sus virtudes y debilidades. Por eso no sirve siempre el mismo discurso para motivar a toda la plantilla. Hay que centrarse en cada individuo y sacar lo mejor de cada uno. De esa forma todos se sentirán más importantes y verán que tienes un interés mayor que sólo el conjunto.

  1. Ser transparente

La transparencia muestra tu integridad como líder y crea una confianza con cada miembro de la empresa. Si mientes sobre algún asunto u ocultas información relevante puede pierdan el respeto que tienen por ti como máxima figura de la compañía, como aquel que tienen que guiarlos hacia el éxito.

  1. Apoyar todo tipo de ideas y opiniones

Cuantas más personas participen activamente en mejorar los resultados de la empresa, mucho mejor será para el conjunto. Nunca te pongas en contra o cortes a un empleado por expresar su opinión, incluso aunque sea en contra de tu punto de vista. Siempre que sea de forma respetuosa no hay porque denegar la palabra a nadie. Si alguien tiene un perfil negativo es fundamental saber como gestionarlo.

  1. Ayudar a las personas a disfrutar del trabajo

No se trata de estar todo el día jugando o contando chistes pero si de hacer el trabajo un lugar ameno donde todos se sientan bien, sin frustraciones ni malos ambientes. También se puede mejorar realizando comidas de grupo sorpresa, hacer descansos inesperados o intentar entablar conversaciones más personales para conocer mejor a los trabajadores.

  1. Escuchar y responder preguntas

Siempre escuchar cualquier tipo de preguntas de la índole que sea. Aunque no se esté de acuerdo ser educado y responder de la mejor manera posible. Un diálogo abierto ayuda a identificar posibles problemas y luego solucionarlos. Al final todos salís beneficiados de este proceso donde nadie se queda fuera.

Alejandro García, Economista especializado en marketing y mercados financieros. Es un apasionado del mundo startup y las nuevas tecnologías. Actualmente en Geekpunto

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

La clave para ejercer un liderazgo eficaz

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario