Divergencia entre Servicios e Industria

NOTA2PRINCIPAL

El sector servicios está mostrando un fuerte crecimiento mientras el sector industrial se muestra débil. Esta divergencia seguirá limitando el crecimiento en 2016 ya que las débiles exportaciones, que en parte están detrás de una débil manufactura, típicamente preceden al gasto doméstico en México. Esto va en contra del consenso que espera que la fortaleza en el sector servicios se puede mantener a pesar de la debilidad en la industria, y apoya nuestra expectativa de una moderación del gasto agregado doméstico y de un crecimiento de 2.5% del PIB para 2016.

“Prevemos que el cambio a bienes y servicios locales continúe. Pero el hecho de que menos dólares estén entrando a la economía mexicana como efecto de las exportaciones débiles (y menores ingresos de cartera afectados por el inicio de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos) eventualmente relajarán el gasto doméstico agregado”

Divergencia en la economía: servicios vs industria

El sector servicios está creciendo más de tres veces más rápido que el sector industrial. El sector servicios está creciendo a un ritmo de 3.6% interanual en términos reales, que representa casi un punto porcentual por encima del crecimiento de la economía (2.8% en septiembre-octubre 2015,  2.5% enero-octubre). El fuerte crecimiento en el sector servicios contrasta con la debilidad del sector industrial que solamente crece a 1.1% interanual en términos reales. Ya que los servicios representan alrededor del 60% de la economía y la industria solamente el 36%, el PIB pudo crecer por encima del 2% por segundo año consecutivo en 2015, a pesar de la debilidad del sector industrial.

Existe la misma divergencia en Estados Unidos pero con implicaciones diferentes

La divergencia entre servicios e industria también está ocurriendo en Estados Unidos. Las ventas al menudeo crecen relativamente fuertes mientras la producción industrial se contrae . Los sectores industriales en ambos países son débiles en parte por la contracción de la industria petrolera, pero recientemente también por la debilidad en el sector manufacturero. Lo que a su vez refleja una debilidad en las exportaciones.

En Estados Unidos, un sector servicios fuerte y un sector industrial débil no generan gran preocupación. En primer lugar, la industria representa una menor parte de lo que alguna vez fue, y los servicios ahora representan alrededor del 80% de la economía. En segundo lugar, Estados Unidos es una economía relativamente cerrada, por lo que la debilidad en las exportaciones, en parte detrás de la debilidad en la industria, no tienen un impacto fuerte en la economía general. Al ser Estados Unidos una economía grande y cerrada, es poco probable que lo que le suceda a la demanda externa tenga un fuerte impacto en el gasto agregado doméstico. En otras palabras, usualmente las exportaciones y la manufactura no lideran el ciclo económico en Estados Unidos.

En contraste, en México, una industria débil es una mayor preocupación, en particular la parte relacionada a las exportaciones débiles. México es una economía pequeña y abierta y por ello depende mucho más que Estados Unidos de los ingresos extranjeros, particularmente a través de las exportaciones, aunque la Inversión Extranjera Directa (FDI, por sus siglas en inglés), las remesas, ingresos de capital y el turismo también son importantes. Cuando los ingresos extranjeros disminuyen terminan desacelerando la parte doméstica de la economía.

A través de ejercicios estadísticos hemos mostrado anteriormente que en México, la demanda externa lidera (o precede) la demanda interna, en el sentido de que lo que suceda a la demanda externa es un fuerte indicador de qué sucederá con la demanda doméstica en los siguientes trimestres. Así, desde nuestra perspectiva es muy probable que la débil industria en Mexico termine limitando el gasto doméstico agregado, en parte por las débiles exportaciones totales.

La industria en México, débil debido a la minería y la manufactura

El sector industrial en México es débil debido principalmente a la minería, y particularmente debido a la producción de petróleo, pero también porque la manufactura se está debilitando. A pesar de que prevemos que la producción de petróleo se mantenga estable en 2016, el riesgo es que vuelva a caer una vez más como lo hizo en 2014 y 2015. Es poco probable que aumente, y con los bajos precios internacionales de petróleo, la minería no ayudará a la recuperación del sector industrial. A pesar de ello, la minería representa menos del 10% de la producción industrial en México.

La parte más importante en la producción industrial es la manufactura. Es por ello que el reciente debilitamiento es una preocupación para nosotros. Incluso, prevemos que la manufactura se debilite aún más, debido a que la manufactura en Estados Unidos ya se está contrayendo, como lo muestran las últimas dos lecturas del índice manufacturero de Estados Unidos (PMI). El impacto de una menor demanda precederá al impacto de la depreciación real, por lo menos en los siguientes meses. Eventualmente, el Peso más barato ayudará a las exportaciones, pero típicamente ese efecto toma algún tiempo, por lo cual es poco probable que suceda antes del segundo semestre de 2016.

El sector servicios es fuerte en parte gracias a la depreciación del peso

Cuando analizamos el sector servicios, uno de los subsectores que más crece es el de Alojamiento y Preparación de Comidas y Bebidas. A pesar de que el mayor componente de ese subsector es servicios en bares y restaurantes, un componente importante son los servicios turísticos que se ha beneficiado ampliamente por la depreciación del peso. Esto es consistente con la evidencia de qué sucede después de una fuerte depreciación (real), donde el primer impacto es un cambio hacia el consumo de bienes y servicios locales ya que el impacto en las exportaciones toma más tiempo. Prevemos que el cambio a bienes y servicios locales continúe. Pero el hecho de que menos dólares estén entrando a la economía mexicana como efecto de las exportaciones débiles (y menores ingresos de cartera afectados por el inicio de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos) eventualmente relajarán el gasto doméstico agregado. Y aunado a ello está la consolidación fiscal.

Carlos Capistrán, Economista en Jefe para México

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

10 Tendencias que impactarán la industria de la construcción 

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario