Avanzar en igualdad de género aceleraría la erradicación de la pobreza

nota 2principal

 

A escala mundial, las mujeres tienen menos oportunidades que los hombres para generar desarrollo económico y financiero. Garantizar sus derechos y ofrecerles oportunidades para alcanzar su pleno potencial permitiría acelerar al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que las Naciones Unidas han planteado como fundamentales para lograr un mundo sin pobreza extrema en 2030.

Las mujeres empoderadas contribuyen a la productividad de sus

Una igualdad de acceso a las inversiones de capital humano y a otros recursos productivos y a mercado permitiría a las mujeres vulnerables mayores oportunidades de progresar”

familias, comunidades y países. Para  Giovanni di Plácido, director de Análisis y Estudios de la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) la generación de autoempleo es una vía efectiva para lograr el empoderamiento femenino. En la actualidad, solo el 30% de los negocios en el mundo son creados y dirigidos por mujeres y, además, se concentran en micro y pequeñas empresas.

La brecha de género en el mercado laboral en América Latina

Actualmente, en América Latina y el Caribe viven más de 100 millones de mujeres, aproximadamente el 50 % de ellas está en edad de trabajar. Sin embargo, una de cada tres depende de otras personas para poder subsistir, lo que las hace económicamente vulnerables y dependientes de recibir algún ingreso, por lo general de los varones.

Casi 23 millones de mujeres entraron a formar parte del mercado de trabajo en los últimos 10 años en los países de América Latina. Pero solo la mitad de ellas tiene empleo, mientras que en el caso de los hombres el porcentaje es de 8 de cada 10. La brecha aumenta cuanto menores son los niveles de ingreso.

Las mujeres que viven en situación de pobreza tienen mayores dificultades para acceder al mercado laboral, debido a su menor nivel de educación y a los obstáculos que afrontan al tener que asumir las responsabilidades domésticas y el cuidado de los hijos o mayores dependientes. Solo trabaja el 38.4% de las mujeres más pobres, en su mayoría por cuenta propia desarrollando pequeños emprendimientos

“Las mujeres que viven en áreas rurales tienen el doble de probabilidades que las mujeres que viven en las ciudades de convertirse en trabajadoras por cuenta propia. Obligadas por la falta de oportunidades en el mercado de trabajo, una de cada cuatro mujeres trabaja por cuenta propia, la mayoría en el sector comercio y servicios (sectores de productividad baja) debido a que poner en marcha este tipo de negocios requiere menores exigencias de capital”, señala Giovanni di Plácido.

El emprendimiento ofrece una oportunidad de desarrollo económico a las mujeres. Una igualdad de acceso a las inversiones de capital humano y a otros recursos productivos y a mercado permitiría a las mujeres vulnerables mayores oportunidades de progresar.

Redacción

 Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

Todos con las mismas oportunidades

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario