Evolución y cambio en el modelo de negocio de la empresa familiar: Plan de Sucesión.

NOTA 1 PRINCIPAL

Las empresas familiares en México representan el 90% de las unidades económicas, sin embargo para lograr la continuidad, enfrentan un gran número de retos y alta mortalidad, solo el 85% está en su primera o segunda generación, cerca del 70% de los nuevos negocios no llegan al tercer año de vida.

“En el Plan de Sucesión se deben considerar puntos como los siguientes: construcción de la visión de la familia empresaria, determinación las reglas para el proceso de sucesión, definición de un plan de vida y carrera de los sucesores, establecer las reglas del proceso de selección y definir el plan de retiro del fundador”

De acuerdo a un estudio de la Business Families Foundation (BFF) que incluye a las 250 compañías más grandes controladas por familias (KPMG, 2013) en México, más de 90% de las firmas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores tienen una clara representación familiar en el capital y en el control.

Las empresas familiares generan el 75% de los puestos de trabajo en México, sin embargo sólo tres de cada diez sobreviven a la primera generación, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía (SE).

En Latinoamérica más del 80% del Producto Interno Bruto (PIB) está basado en empresas familiares, asegura el profesor de Thunderbird School of Global Management y consultor, Ernesto Poza.

La continuidad de las empresas familiares depende no solo de su nivel de competitividad, es un modelo de negocio que implica planear la separación del emprendedor o dueño de la empresa.

Como dice el dicho   “No hay plazo que no se cumpla, ni tiempo que no se llegue”,  la sucesión es un evento ineludible, que debe verse como un proceso natural.

La sucesión en las empresas familiares significa la transmisión de la dirección, la propiedad, el capital social y el capital intangible al sucesor (Cisneros, 2009).

En la que medida que el proceso sea bien planeado y ejecutado, el proceso de transición será menos traumática y conveniente para la empresa.

El Plan de Sucesión debe ser establecido con una perspectiva a largo plazo, su determinación garantiza  la permanencia de la empresa.

Los expertos señalan que debe hacerse con suficiente antelación de tiempo (2, 5, 10 o 15 años).

Al respecto es posible que los emprendedores después de haber validado su modelo de negocio,  ya encausados en la realización de su plan de negocios, desarrollen un Proceso de Planeación Paralela (PPP), que implica recopilar prioridades personales, financieras y estratégicas, tanto de la familia como de la empresa.

Durante el período en el que se esté realizando el Plan de Negocios, es pertinente realizar paralelamente el Plan de Sucesión en el que se deben considerar puntos como los siguientes: construcción de la visión de la familia empresaria, determinación las reglas para el proceso de sucesión, definición de un plan de vida y carrera de los sucesores, establecer las reglas del proceso de selección y definir el plan de retiro del fundador.

Lograr la realización e implementación exitosa del Plan de Sucesión depende de la intención compartida de los integrantes de la familia empresaria de lograr la continuidad de la empresa y mantener la armonía familiar.

Mtra. Rosa Ana Morales Académica de incubadora de negocios de la Universidad Anáhuac

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

plan de sucesión

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario