La hidratación correcta en el trabajo mejora la productividad

nota 1 principal

Una correcta hidratación en el trabajo “mejora la productividad y reduce los costos sanitarios por accidentes o enfermedad, así lo indicó  el profesor Lluís Serra-Majem, presidente de la Fundación para la Investigación Nutricional, además del profesor Javier Aranceta Bartrina, presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), el profesor Javier Aranceta Bartrina, quienes escribieron  la guía ‘La hidratación en el trabajo’, para la compañía  Coca Cola España.

Hacer pausas en el trabajo para hidratarse, porque está demostrado que la intensidad, duración o las condiciones ambientales en las que trabajamos influyen en la deshidratación, por lo que es recomendable una parada para no olvidarnos de este aspecto tan importante”

En dicho manual se establece que la hidratación es una herramienta fundamental en la promoción de la salud laboral; al respecto  Aranceta Bartrina, explica que la hidratación y el equilibrio hidroelectrolítico son los verdaderos olvidados de la nutrición.

En un apartado, señalan los autores que  una deshidratación del 2 por ciento afecta ya al rendimiento intelectual. Esto puede alterar la memoria a corto plazo, la atención, la sensación de fatiga o las facultades aritméticas. Además, la velocidad psicomotriz o la rapidez en la toma de decisiones perceptivas puede verse reducida.

A continuación señalamos algunos  puntos de la guía:

-Beber bastante durante las comidas y entre ellas.

Optar por el agua y otras bebidas como jugos de fruta, refrescos, leche, café o té.

Si preocupa el aporte calórico o el peso, beber agua y bebidas bajas en calorías, sin calorías o con cero calorías.

Comer habitualmente fruta, verdura, sopas y otros alimentos con alto contenido de agua.

No confiar únicamente en la sensación de sed para beber y tener una botella de agua o líquido a mano en el puesto de trabajo. 

Hacer pausas en el trabajo para hidratarse, porque está demostrado que la intensidad, duración o las condiciones ambientales en las que trabajamos influyen en la deshidratación, por lo que es recomendable una parada para no olvidarnos de este aspecto tan importante.

En los trabajos que requieren esfuerzo físico o en trabajos industriales, la ropa hermética o el equipamiento de protección pueden afectar nuestra salud si no reponemos líquidos. Por otra parte, el aire acondicionado de las oficinas nos “puede provocar sequedad”.

¿Sabías que estar bien hidratado evita migrañas y dolores de cabeza? Es importante reponer la cantidad de líquidos y que esto forme parte de los protocolos laborales.

En las situaciones en las que se produce una mayor deshidratación aumenta el nivel de fatiga y desciende el nivel de rendimiento físico y mental.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

Consejos para ahorrar agua

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario