Reporte de sustentabilidad: el aliado para la mejora continua de la empresa 

1 princ

En las dos décadas anteriores el empresariado mexicano vivió un impulso vigoroso para implantar sistemas de gestión operativa bajo normas internacionales propuestas por organismos como la International Organization for Standardization (ISO) o la Social Accountability International (SAI), en materia de calidad (ISO 9000), medio ambiente (ISO 14000), prácticas laborales (SA8000), solo por mencionar algunos.

Un reporte de sustentabilidad permite que las organizaciones reflexionen su estrategia de negocio, la potencien con la participación constructiva de sus grupos de interés e identifiquen puntos de mejora en los procesos materiales con una asignación inteligente de recursos

Sin embargo, es a partir del reconocimiento oficial de la agenda para el desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas por parte del gobierno mexicano en 2005 que surge el interés del sector privado para sumarse a ella, adoptando estándares mundiales de responsabilidad social corporativa dentro de sus operaciones, e informar los esfuerzos realizados en un periodo específico para abonar a los objetivos establecidos, atraído por los beneficios de esta divulgación en un documento formal, mismos que aún no ha sabido aprovechar en su totalidad para la conducción de sus actividades.

Con frecuencia las empresas limitan la utilidad de los reportes de sustentabilidad a un tema de carácter reputacional, sin entender que más allá de contribuir al fortalecimiento de una imagen institucional, son planes maestros para optimizar el desempeño económico, social y ambiental de las estrategias de negocios. Es bueno reportar, pero mucho más mejorar para crear valor compartido. La riqueza de un informe de sustentabilidad comienza con el camino que recorre la compañía para elaborarlo bajo metodologías como la Global Reporting Initiative (GRI) o la ISO 26000, que dotan marcos de reflexión organizada acerca del quehacer y los resultados existentes o esperados de impacto en todos los ambientes donde opera.

La meditación comienza al escuchar y hablar con las partes relacionadas del negocio en el sentido más amplio: desde inversionistas y empleados, hasta las personas afectadas en la disposición final del producto después de su vida útil; para conocer sus intereses y relacionarlos con los de la empresa. Incluso este ejercicio puede proporcionar una fuente rica para la innovación y creatividad y generar alianzas o aprovechar nuevas oportunidades mediante los productos y servicios ofertados a esos interesados, con quienes se valida una postura corporativa para satisfacer sus deseos o necesidades, respetarlos o promoverlos.

Posteriormente, mediante un análisis de materialidad la organización define los temas pertinentes y prioritarios que debe atender para crear valor y dirigir la asignación inteligente de sus recursos en esa dirección. Así por ejemplo, el manejo del agua será un tema de mayor interés para un centro de lavado de automóviles que para una agencia de viajes, y el proyecto de inversión en una planta de tratamiento del líquido es más relevante en el primero que en la segunda. Aunque parece obvia la distinción en este caso, es común que las empresas principiantes en asumir su responsabilidad en el desarrollo pierdan de vista sus temas relevantes al enfrentarse con metas de una agenda amplia y ambiciosa: “el que mucho abarca poco aprieta”, y los recursos son limitados.

Esa materialidad se ejecuta mediante procesos de valor con resultados sujetos a medición con indicadores que se evalúan continuamente para lograr los objetivos de desempeño material, definiendo las fuentes de la información y valorando su calidad, para su  ulterior divulgación en un documento formal y compartido en repositorios internacionales, de los cuales las empresas pueden obtener informes similares (con preferencia del sector al que pertenecen) para compararse e identificar áreas de mejora a partir de la detección de indicadores en los que tiene un desempeño menos favorable.

En conclusión, un reporte de sustentabilidad permite que las organizaciones reflexionen su estrategia de negocio, la potencien con la participación constructiva de sus grupos de interés e identifiquen puntos de mejora en los procesos materiales con una asignación inteligente de recursos.

Notas del autor:

Mtro. Juan Carlos Vitela Melgar

Consultor de Negocios.

Académico de la Facultades de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México.

jvitela@conciertomexico.com

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte: 

Sustentabilidad y rentabilidad, generan valor al negocio …

Te compartimos el siguiente video: 

Deja un comentario