Banxico se preocupa más por la contracción de la economía en 2T que por el balance de riesgos a la inflación

3 princ

En la semana

En Estados Unidos, los datos finales del PIB en el segundo trimestre sufrieron una revisión marginal a la baja hasta un tasa trimestral anualizada de 1.1%. Al interior, el consumo mantuvo un crecimiento robusto de 4.4%, mientras que los inventarios fueron el principal lastre al crecimiento. Por el lado positivo, el aumento de pedidos de bienes durables en julio sugiere un mejor dinamismo de la producción manufacturera en el corto plazo.

 

“Esperamos mayor información sobre la expectativa de inflación, ante los recientes incrementos en los precios energéticos. Además, será importante vigilar posibles actualizaciones a las proyecciones de crecimiento

En cuanto a política monetaria, los comentarios de la Presidenta de la FED durante su intervención en Jackson Hole confirmaron la expectativa de alza durante este año. Janet Yellen reiteró que la economía sigue avanzado hacia los objetivos de la FED y que el argumento para subir las tasas este año se ha fortalecido. Sin embargo, se recalcó que las decisiones se mantendrán dependientes de los datos, por lo que la expectación está ahora puesta en el informe laboral de agosto. 

En México, la semana contó con publicaciones importantes. La estimación final del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre mostró una contracción trimestral menor a la anticipada inicialmente. La economía se contrajo (-) 0.2% a tasa trimestral ajustada por estacionalidad ante los retrocesos en el sector agropecuario y el industrial. El sector servicios creció 0.1%, liderado por el consumo, aunque perdió tracción respecto al trimestre anterior. 

Los precios de la primera quincena de agosto aumentaron 0.31%, presionados por la actualización de los precios energéticos. El aumento en gasolinas y electricidad causó un incremento de 0.90% en el rubro no subyacente. Con esto, la inflación se aceleró a 2.80%, aunque se mantiene por debajo del objetivo de Banxico de 3.0%. No obstante, esperamos que se mantengan las presiones inflacionarias durante la segunda mitad del año y que la inflación cierre el año en 3.35%. 

Las minutas confirmaron el tono más preocupado por el crecimiento, mientras que el escenario para la inflación se mantiene con un balance neutral. Banxico se mantendrá atento a los determinantes de la inflación. En especial, al tipo de cambio y su posible traspaso a los precios al consumidor. Esperamos que la Junta se abstenga de incrementar la tasa de referencia en la próxima reunión de septiembre, mientras que no aumenten los riesgos a la inflación ante los últimos incrementos en energéticos. 

El déficit de la cuenta corriente, que será vigilado por la Junta de Banxico, alcanzó un nivel de 3.0% del PIB en la primera mitad del año. Sin embargo, los datos del segundo trimestre mostraron una ligera mejora del déficit comercial y una reducción en la financiación del sector público. Además, el déficit comercial de julio corroboró una esperada desaceleración de la demanda tras unas notables contracciones en los principales rubros de importaciones. 

También destacaron los recortes crediticios de las agencias Standard & Poor’s y Moody’s. S&P bajó la perspectiva de la calificación de crédito de largo plazo de México a “negativa” desde “estable” debido a expectativas de un aumento de la deuda pública y un débil crecimiento. Un incremento de la razón de deuda por encima de niveles cercanos al 50% del PIB podría causar un recorte de la nota ‘BBB+’ dentro de los próximos 24 meses. Sin embargo, la Secretaría de Hacienda reforzó su compromiso por fortalecer las finanzas públicas y se comprometió a publicar nuevos indicadores mensuales y actualizaciones más frecuentes sobre las cuentas públicas. Además, se actualizaron las perspectivas de crecimiento al reducirse a un rango de 2.0% a 2.6% y se estimó que los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), medida más amplia de déficit, se ubicará en 3.0% del PIB, lo que representa una disminución de 1.1 puntos del PIB respecto al 2015 y 0.5 puntos respecto al Paquete Económico 2016. 

Además, Moody’s bajó su perspectiva para el sistema bancario a “negativa” desde “estable” ante expectativas de que el riesgo de activos aumente con la expansión de su cartera de crédito, mientras que el crecimiento económico se mantiene deprimido.

¿Qué esperar en los próximos días?

En Estados Unidos se publicarán varios indicadores relevantes para la próxima toma de decisiones de política monetaria. De un lado, se publicará el informe del mercado laboral de agosto, donde el mercado anticipa una importante desaceleración en la creación de empleo tras las robustas cifras de

“Las minutas confirmaron el tono más preocupado por el crecimiento, mientras que el escenario para la inflación se mantiene con un balance neutral. Banxico se mantendrá atento a los determinantes de la inflación”

junio y julio. Además, los salarios podrían perder cierta tracción. Por otro lado, se publicarán los indicadores de gasto al consumo personal (PCE, por sus siglas en inglés). 

Se anticipa un crecimiento firme del consumo y el ahorro, en línea con las ganancias del mercado laboral. Sin embargo, las presiones sobre el rubro de inflación PCE, favorito de la FED, podría aún ser escasas. El mercado anticipa que el rubro general muestre una variación nula respecto al mes anterior, mientras que el subyacente podría avanzar de forma marginal. 

En México se publicarán los informes de empleo y remesas de julio. Anticipamos un ligero descenso de la tasa de desempleo hacia niveles de 3.85% tras alcanzar 3.93% en junio. Sin embargo, los datos del IMSS señalan una menor creación de empleo que podría generar un aumento de la tasa de desocupación durante la segunda mitad del año. Por otro lado, el mejor desempeño del mercado laboral en Estados Unidos sigue apoyando las remesas hacia México. Esperamos un incremento anual de 3.4% hasta los 2,310 millones de dólares. 

También se publicarán los indicadores IMEF de agosto. Tras sugerir una importante contracción de la actividad económica en junio y julio, esperamos que el indicador industrial alcance los 50 puntos ante el mejor dinamismo del sector homólogo estadounidense. Además, esperamos que el indicador del sector servicios se mantenga en territorio de expansión (52.0 pts) y corrobore que el consumo se mantiene como principal motor de crecimiento. Sin embargo, anticipamos una contracción de (-) 2.0% anual la inversión fija bruta ante la caída de las importaciones de bienes de capital. El menor gasto público y el débil desempeño del sector industrial se mantendrán como principales lastres a la inversión.

Por último, Banxico publicará su informe trimestral de inflación. No anticipamos un cambio importante de la retórica en torno al escenario de crecimiento y cuenta corriente observada en la última decisión. Sin embargo, esperamos mayor información sobre la expectativa de inflación, ante los recientes incrementos en los precios energéticos. Además, será importante vigilar posibles actualizaciones a las proyecciones de crecimiento.

 

Joan Enric Domene

 

Recuerda dejarnos un comentario

También puede interesarte:

El balance de riesgos para el crecimiento global continúa …

Te compartimos el siguiente video:

Deja un comentario