Cómo hacer que tus clientes regresen: crea grandes experiencias 

¿Quieres que tu marca sea inolvidable? Construye emociones con tus clientes, hazlos parte de una experiencia y genera fidelidad hacia tu producto o servicio. Este lazo entre tu marca y la vida hará que se queden contigo y que, si pasa algún tiempo, regresen y recuerden lo bien que se sintieron con lo que les ofreciste. Suena ideal, ¿no? Y es aún más sencillo de lo que suena si tomas en cuenta estos consejos. 

  • Multiplica el contacto con tu marcaTu promesa de marca debe ser algo constante. Más allá de la experiencia del producto en sí, sentirse parte de algo debe ser una experiencia redonda para el consumidor. Por ejemplo, si tienes un restaurante, toma en cuenta que no sólo la calidad de los alimentos hablará por ti, sino las llamadas para reservaciones, el servicio y la respuesta a través de redes sociales, la atención al entrar al local, el lenguaje de los menús. Cada vez son más las marcas que experimentan con nuevas formas para mantener un lazo con sus clientes.  
  • Traduce el consumo en momentosPara que tu cliente regrese es primordial que tenga recuerdos valiosos de cuando consumió tu producto. Nuestra naturaleza nos hace guiarnos por las emociones y los estímulos positivos, buscándolos para sentirnos mejor;
    Tal como quieres que tu marca forme parte de la vida del consumidor, permite que suceda también en el otro sentido. Formar parte de algo importante, como la historia y evolución de una marca, representa algo valioso para un cliente.

    aprovecha esto. Haz una lista de emociones que quisieras despertar con tu producto y con base en eso, recrea momentos que detonen cada una. Esto te servirá en gran parte para el proceso creativo de marketing.  

  • Describe todo lo que puedasUna vez que tengas definidas las emociones que buscas despertar con esta experiencia, no te quedes ahí. Explora esas emociones y describe todo lo que puedas: qué pasa antes, durante y después del consumo de tu producto. Te sorprenderá todo lo que puedes explotar con esta descripción y la gran cantidad de ideas nuevas que surgen cuando defines qué pasa cuando se consume tu marca.  
  • Mide las experienciasCrear un momento de experiencia con tu marca es lo óptimo para que tu producto se integre a la vida diaria del consumidor, pero servirá de poco si no te enteras de ello. Abre todos los canales que consideres pertinentes para que te cuenten cómo está participando tu producto, tanto para lo positivo como lo negativo. Si mantienes una campaña permanente en redes sociales para medirlo de tanto en tanto, puede servir con dinámicas de participación, sin perder de vista que hay herramientas que te permiten ver las opiniones y evaluaciones de tus clientes y eso es un excelente medidor.  
  • Involucra al cliente en la historia de tu marcaTal como tú quieres que tu marca forme parte de la vida del consumidor, permite que suceda también en el otro sentido. Formar parte de algo importante, como la historia y evolución de una marca, representa algo valioso para un cliente. Como ejemplo podemos retomar el caso del restaurante: puedes convocar a tus clientes a probar nuevos platillos y que participen en nuevas propuestas, en lo que a ellos les gustaría ver en el menú de temporada o cómo quisieran que encaminaras la marca. A lo mejor tú tienes una idea muy clara de a dónde quieres llevar tu propuesta culinaria, pero si te aferras sólo a eso sin escuchar lo que opinan, habrá un desapego casi inmediato a la experiencia porque se vuelve algo unidireccional.

 
Si quieres explorar más sobre las experiencias, pero desde el punto de vista de ventas y promociones atractivas, consulta este corto artículo que puedes leer en un par de minutos.
Pymempresario con información de Contpaq i

Recuerda dejarnos un comentario           

También puede interesarte:

Lo que importa es la experiencia, no el producto

Te compartimos el siguiente video:

Deja un comentario