El valor real del capital natural

Emprender es un camino de aventuras que nace con inquietudes, búsqueda de independencia y sueños. Al decidir desarrollar una idea de negocio, por lo regular nos hacemos diversas preguntas sobre la viabilidad, rentabilidad, competidores, entre otros factores que pueden ser decisivos para saber si tomamos o no el reto.

ES importante reforzar una imagen como empresas preocupadas y ocupadas realmente por su entorno, sus grupos de interés y todo el ecosistema en el que están inmersas. Hasta el día de hoy, son pocas las que pueden comunicarlo y demostrarlo.

En cualquier momento de la vida de la empresa y sin importar su tamañonos importan los costos de producción, las materias primas y tratamos de tomar en cuenta todo aquello que representa un costo, para crear y fortalecer nuestro plan financiero y calcular las utilidades que tendremos. Finalmente, ese es uno de los principales objetivos de emprender.
Pero, ¿cuántas veces hemos tomado en cuenta dentro de esos costos lo que el medio ambiente está aportando a nuestro negocio 
Para la elaboración de un producto o para brindar un servicio, hace falta la intervención de recursos naturales, desde algo tan básico como el oxígeno, hasta materias primas muy específicas según las necesidades de cada negocio. Que todo ello exista, tiene un costo, no únicamente el costo de compra en el que se toma en cuenta el trabajo de las personas que intervinieron en su extracción, sino también lo que le cuesta a la naturaleza su producción.
El capital natural tiene que ver con la suma total de sistemas ecológicos, pero estos no pueden ser reproducidos por la ingeniería humanaPor ejemplo: la purificación del agua y del aire, la descomposición de desechos orgánicos, los controles de plagas naturales mediante insectos, aves, murciélagos y otros organismos. Debido a lo complejo de estas acciones, es importante pensar en las consecuencias que tiene la desaparición de algunas especies, o los cambios en el clima y de otros factores que regulan los ecosistemas.
Si bien es complicado asignarle un valor económico a los recursos naturales, un buen ejercicio de análisis podría representar cuantificar lo que representaría para un negocio no contar con ellos o tratar de sustituirlos por otros. Esta reflexión puede cambiarnos la perspectiva entre preocuparnos por reducir costos, o por encontrar la forma de asegurar que los ecosistemas de los que depende nuestra idea de negocio persistan 
Es un gran reto, pero hacerlo, difundirlo y replicarlo en otras ideas de negocio puede representar cambios verdaderos y encaminarse más hacia la sustentabilidad, entendida como la capacidad de satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras en satisfacer las propias.
Distintos estudios han calculado que de continuar con la forma en la que hoy consumimos, la mayoría de los recursos naturales con los que contamos actualmente, se agotarán dentro de los próximos cien años. Es por ello que se vuelve una prioridad comenzar a darle al capital natural la importancia que realmente tiene, además de concebir las ideas de negocio yemprendimiento como proyectos en donde el medio ambiente juegue un papel principal.
Hacer esto puede tener grandes beneficios para los emprendedores, puesto que desde el lado de materias primas necesarias, están asegurando una permanencia en el largo plazo en el mercado; pero comunicarlo, puede agregar aún más ventajas competitivas puesto que concientizar y dar a conocer estos esfuerzos a los consumidores y potenciales clientes, representará un elemento más que diferencie a nuestro negocio de la competencia.
Además, se abre la oportunidad de posicionarse como una empresa socialmente y ambientalmente responsable más allá de los reconocimientos y certificaciones (que pueden complementar a la perfección). Pero sobre todo, reforzar una imagen como empresas preocupadas y ocupadas realmente por su entorno, sus grupos de interés y todo el ecosistema en el que están inmersas. Hasta el día de hoy, son pocas las que pueden comunicarlo y demostrarlo. Es sin duda, una gran área de oportunidad en donde realmente se vive un ganar-ganar y se deja de ver el emprendimiento solo desde la perspectiva de utilidades económicas.
Carmen Carranza Pineda  , Académica de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México

Recuerda dejarnos un comentario  

También puede interesarte:

Instituto Global para la Sostenibilidad

Te compartimos el siguiente video:

Deja un comentario