3 buenas prácticas ambientales para implementar en PyMEs 

Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero Sabiduría indoamericana

Al ser parte de una sociedad basada en la excesiva producción y consumosomos responsables de la crisis ambiental y la insostenibilidad que se hace presente. En dicho sentido es responsabilidad de la sociedad, de las universidades, de la sociedad civil y de las empresas, entre otros, hacer algo al respecto.

Para ti que tienes o piensas tener una pymees importante saber que la responsabilidad empresarial (RSE) se entiende como el compromiso consciente y congruente de cumplir íntegramente con la finalidad de la empresa tanto en lo interno como en lo externo, considerando las expectativas de todos en lo económico, social, humano y ambiental, demostrando el respeto por los valores éticos, la gente, las comunidades y para la construcción del bien común.

En dicho sentido, las Buenas Prácticas Ambientales ayudan a las empresas a disminuir el impacto ambiental negativo provocado por sus actividades, sin la necesidad de sustituir o realizar cambios profundos en los procesos. Asimismo, su simplicidad y bajo costo permiten observar considerables resultados que equilibrarán e incluso pondrán fin a los efectos negativos.

“Al necesitar una baja inversión, su rentabilidad es alta, y al no afectar los procesos, son bien aceptados y nos ayudan a conseguir entre todos unos objetivos fundamentales: el Desarrollo Sostenible. (Cerón, 2011)

Te aliento para que invites a cada una de las personas que forman parte de tu pyme a realizar un cambio en su actitud y poner en marcha las siguientes buenas prácticas ambientes:

  1. Controlar el consumo de energía: Determinar prácticas ambientales en la oficina produce hasta un 50% de ahorro. Algunas de ellas son configurar los computadores en “ahorro de energía”, apagar y desconectar los aparatos eléctricos cuando no se estén utilizando, no mantener encendidas las luces de un espacio que no se esté empleado y maximizar el uso de la luz natural.
  1. Disminuir el consumo de agua: Al ser un recurso indispensable para la vida es fundamental preservar su existencia. Enseña a que las llaves del agua no se mantengan abiertas mientras se realizan ciertas actividades (lavarse los dientes o manos), a que las áreas verdes se rieguen antes de 7:00 a.m. o después de las 5 p.m., para evitar su evaporación, a evitar arrojar por el desagüe sustancias como colillas, tampones, toallas sanitarias, aceite, pintura o cualquier objeto que pueda contaminar el agua. Asimismo, es primordial reportar al área de mantenimiento cualquier fuga o mal funcionamiento.
  1. Reducir el consumo del papel: Saca provecho de las nuevas tecnologías para reducir considerablemente el consumo del papel. Recuerda que hasta el 90% de los residuos de una oficina pueden ser de este material. Prefiere guardar y compartir tus documentos de manera digital, en lugar de sacar copias para cada trabajador. Imprime únicamente los archivos que así lo requieran, pero antes verifica que no haya ningún error y hazlo por ambas caras. Actualmente existen diversas opciones de papel reciclado que puedas emplear.

Como puedes darte cuenta, muchas de las buenas prácticas ambientes son de sentido común y si son constantes pronto notarás la diferencia.

¡Comparte esta información y dale un respiro a nuestro planeta!

Blanca Gutiérrez Mohedano, Alumna de la Maestría en Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México.

Recuerda dejarnos un comentario            

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada  

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario