Cambiar de lugar a los empleados incrementa los ingresos 

Dentro de cualquier sociedad, existen personas tóxicas, negativas, que se encargan de desmotivar y robar la energía a quienes los rodean; afortunadamente, la mayoría de las personas son lo contrario, positivas, optimistas y motivadoras. Ambas son contagiosas.

Así que para las organizaciones que buscan aumentar la productividad de su capital humano, simplemente con reorganizar la distribución de los lugares de sus trabajadores puede generar hasta 15% de aumento en el desempeño organizacional.

Para una organización de 2 000 trabajadores, una correcta “gestión del espacio” podría agregar un estimado de 1 millón de dólares de ganancias al año, según el informe “Planning Strategic Seating to Maximize Employee Performance” por Cornerstone OnDemand, que concluyó que un empleado que se sienta junto a otro puede tener un impacto significativo en su rendimiento, tanto para situaciones positivas como negativas.

Para que la reorganización de lugares sea efectiva hay dos aspectos a considerar: 

1. Pares con fuerzas opuestas pero complementarias 

 
 Hay tres tipos de trabajadores: productivos, generalistas y de calidad. Los mejores “emparejamientos” son las relaciones entre empleados que caen en diferentes categorías.

Por ejemplo, sentar un trabajador productivo con uno de calidad y por separado de un generalista en su propio grupo, mostró un incremento de 13% en productividad y 17% en eficiencia.

Para saber en qué categoría caen sus empleados, las empresas deberán hacerse las siguientes preguntas:

. ¿Cuánto tarda el empleado en completar una tarea? los trabajadores productivos completan las tareas rápidamente, pero les falta calidad.
. ¿Qué tan satisfecho está el destinatario de la tarea? Los trabajadores de calidad producen una calidad superior, pero carecen de velocidad.
. ¿El empleado es relativamente productivo y enfocado en la calidad? Los trabajadores generalistas están en la media de ambas dimensiones.

2. El “contagio” funciona en ambos sentidos 

Ubicar juntas a ciertas personas puede tener un impacto positivo en el rendimiento, pero hay algunos trabajadores que están mejor separados. Un trabajador tóxico, por ejemplo, influye en el desempeño de los demás de una manera negativa.

Si los empleados tóxicos se sientan juntos aumenta la probabilidad, en 27%, que uno de ellos sea despedido.Esto siguiere que las empresas deben prestar mucha atención a las encuestas de calidad de los empleados para entender cómo se sienten en su entorno de trabajo. Las encuestas pueden acabar con la toxicidad al proporcionar una alerta temprana, de intervención, para los gerentes y los encargados de RR.HH.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario