Sucesión empresarial, clave para el desarrollo y crecimiento de la MIPyME

Como ya se sabe en el mundo empresarial, en México el 95% de las MIPyMEs se encuentran en una etapa incipiente de su organización y desafortunadamente durante los siguientes 5 años fracasarán.

En la opinión de René Martín Torres Fregoso, Presidente del Consejo de Administración y Co-Creador d CONTPAQi, el porcentaje de empresas desaparecerán porque disponen de poca información para el control y toma de decisiones, “se basan en el feeling, la corazonada, el me late”.

Las micro, pequeñas y medianas empresas se caracterizan por una organización inmadura, que se basa en un solo hombre que realiza todas las funciones: compras, ventas, producción; y si le queda algo de tiempo funciona como gerente general.

Sin embargo, existe un porcentaje de estas organizaciones que se sitúan en otra etapa más confiable, en la que ya cuentan con colaboradores que realizan las funciones principales; pero sus procesos de negocio están definidos casi de manera informal, sin documentación, además  de que la toma de decisiones está centralizada en la figura del empresario, es decir, él es el único que dispone de dicha información y a veces ni la lee pues toma decisiones basadas en el ‘yo conozco mi negocio’, comenta Torres Fregoso.

En este escenario, según el especialista, es muy importante impulsar  a las empresas a llegar a un nivel competitivo, de clase mundial e innovadoras con procesos de negocio claramente definidos con información que fluya con los tomadores de decisiones; además de generar un proceso de sucesión en la dirección o liderazgo del negocio.

Para hacer sucesión en la dirección existen tres factores a identificar para saber si las empresas están preparadas para una transición a fin de continuar en crecimiento:

1. La empresa debe estar consolidada económicamente y tener un ritmo de crecimiento sostenido

2. Contar con planes de desarrollo para los directivos clave

3. Los órganos de gobierno corporativo (accionistas, directores y alta administración) y el Director General, avalen que la empresa sobrevivirá al cambio

Asimismo, existen dos razones para hacer una sucesión en las empresas:

. Los negocios que se “casan” con sus prácticas profesionales que les funcionaron en el pasado corren el riesgo de extinguirse

. Un plan de sucesión permite la continuidad de la empresa y asegura que se mantenga la efectividad en su desempeño

En México, la sucesión empresarial es un tema que no se toma en cuenta como una herramienta para perpetuar la sobrevivencia del negocio. Sólo el 20% de las empresas tiene un plan formal de sucesión y sólo el 14% lo tiene por escrito. Lo que significa que el 90% de las empresas mexicanas están en riesgo de morir antes de la tercera generación y sólo 14% logrará superar esa barrera, según datos del estudio Empresas familiares longevas en México de Banamex.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario