“La construcción de la igualdad entre mujeres y hombres el punto de encuentro entre dos perspectivas; el género y la Responsabilidad Social” 


La construcción de la igualdad entre mujeres y hombres representa en la actualidad un gran reto para las sociedades, existen diferentes estudios que muestran de qué manera la desigualdad tiene repercusiones económicas que hacen más lento el desarrollo de los países.

 
Con base en el Índice de Paridad de Género de McKinsey Global Institute, cuyos resultados son retomados por la revista Forbes, si en México se logrará la paridad de género el PIB tendría un aumento del 0,2% billones de dólares para el año 2025, lo que sin duda representa una oportunidad de desarrollo.

 
Los gobiernos, las empresas, las organizaciones de la sociedad civil y la sociedad en general necesitamos asumir la responsabilidad de contribuir desde diversos espacios a favor de la igualdad. En este momento de la historia contamos con diferentes mecanismos diseñados por diversas instituciones que son herramientas útiles en el camino de la construcción de la igualdad, entre los cuales destacan el Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las Mujeres 2013-2018 (PROIGUALDAD), la Norma Mexicana en igualdad laboral y no discriminación NMX-R-025-SCFI-2015 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 
El PROIGUALDAD es el instrumento que dicta la política pública en materia de igualdad a nivel nacional, este programa se divide en 6 objetivos transversales cada uno con líneas de acción e indicadores específicos, si bien es un programa de política pública lo que significa que esta de alguna manera dirigido a los órganos de gobierno considero que este se debe considerar un marco para enfocar los esfuerzos en la construcción de la igualdad.

 
La Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 ésta es un mecanismo que se adopta de forma voluntaria por los centros de trabajo de todos los ámbitos, en tanto norma se puede obtener una certificación que está enfocada en reconocer a aquellos centros que tengan acciones concretas en los siguientes ámbitos incorporar la perspectiva de género y no discriminación en los procesos de reclutamiento, selección, movilidad y capacitación; garantizar la igualdad salarial; implementar acciones para prevenir y atender la violencia laboral; y realizar acciones de corresponsabilidad entre la vida laboral, familiar y personal de sus trabajadoras y trabajadores, con igualdad de trato y de oportunidades.

 
Los ODS representan un mecanismo de carácter internacional y que considero representan una manera coordinar los diferentes esfuerzos a favor de la igualdad. De manera específica el objetivo 5 habla de la igualdad de género y establece las metas en la materia. La ONU ha diseñado además mecanismos para impulsar el logro de los objetivos para el 2030, la Red de Pacto Mundial México representa el espacio a donde pueden acudir las empresas y organizaciones del tercer sector con la finalidad de recibir orientación para impulsar acciones que les permitan cumplir con la responsabilidad social a favor de la igualdad.

 
Para cerrar esta participación me interesa decir que el encuentro entre la perspectiva de género y la responsabilidad social es de carácter integrador, me explico, siguiendo la idea del diseño de los ODS éstos son interdependientes no se puede lograr solo uno, no hay alguno más importante que los demás, el desarrollo integral de las sociedades está sintetizado en éstos, pero para lograr uno se necesitan lograr los demás, en ese sentido se impulsa (desde el propio ODS 17) el trabajo coordinado, las alianzas estratégicas, las redes no solo de personas físicas y morales sino también de perspectivas para lograr que las acciones consideren a la gran diversidad de seres humanos que habitamos la tierra.

 
La perspectiva de género pone énfasis en la condición genérica como un marcador de desigualdad y se encuentra con la responsabilidad social en tanto a esta le interesa potencializar la igualdad y justicia social en todos los ámbitos, podemos decir que hacen alianza para potencializar el desarrollo humano de manera integral.

 
Lizbeth Hernández Cruz

Académica de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México.

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario