Emprendedores sociales, generadores de impacto social

Creativos, inconformes, audaces, tolerantes a la frustración, ocupados por generar negocios y crear impacto social; son algunas de las cualidades que caracterizan a este grupo de personas llamadas “emprendedores sociales”.

El término “emprendedor”, proviene del vocablo francés “entrepreneur” que, según Forbes se refiere a aquel que identifica las oportunidades, cuantifica los riesgos y pone en marcha las acciones de una manera creativa e innovadora.

Hoy en día el término ha evolucionado y dado origen a diferentes modelos de emprendimientos. Por una parte, tenemos estas personas creativas, visionarias, y aventureras, que buscan la creación de nuevos negocios. Y por otra, esta ola en crecimiento de personas que además de buscar negocios rentables, quieren generar un impacto social.

Sin embargo, para comprender quién es y qué diferencia un “emprendedor social” de un “emprendedor”, es importante definir el concepto “impacto social”.

Pues bien, tras el fin de la guerra fría, y frente a un escenario más afín a la agenda del desarrollo, el sistema internacional de cooperación se transformó radicalmente y fue el primero en dimensionar la ayuda social en acciones coordinadas, para generar impacto.

Ya desde 1990, la cooperación internacional había adoptado la promoción de la democracia y de los derechos humanos como sus principales ejes temáticos, y como una manera de brindar igualdad de oportunidades entre las personas, independientemente de sus condiciones sociales.

En esa búsqueda de generar capacidades, habilidades y un cambio de conciencia en las personas, se comprendió que la manera más viable para lograr el desarrollo, era a través de acciones detonadoras de impacto.

Sin embargo, el impacto social no es el resultado de una intervención de corto plazo, sino el proceso complejo en el que se tiene un objetivo de cambio, y para el que se necesita tener un sistema de monitoreo. Es decir, medir el cambio que se está logrando. Y es ahí donde radica el valor del emprendedor social, así como la importancia de su papel en la sociedad. Un emprendedor social es aquella persona creativa, visionaria, aventurera e inconforme con las condiciones de desigualdad social que le rodean. Ha comprendido que, para lograr el desarrollo de su negocio, también es importante integrar en su cadena de valor, a personas que tienen las mismas oportunidades, pero que por sus condiciones sociales no han podido salir adelante.

De acuerdo con una interesante teoría llamada “La Base De la Pirámide” (BDP), el Dr. C.K Prahalad (1941-2010), afirmaba que el potencial de consumo de la parte de la población más pobre en el mundo, era la clave en el desarrollo de estrategias de negocio en el futuro. Básicamente la propuesta consistía en crear nuevos mercados bajo un esquema Ganar-Ganar, reconociendo a la BDP como un segmento de consumidores y proveedores de materias primas o servicios.

Tal es el caso de los emprendimientos sociales, que en sus modelos de operación buscan proveedores de sectores vulnerables o en situación de pobreza, y les dan la oportunidad de trabajar y tener una perspectiva de negocio. De tal manera, los emprendedores sociales cambian la vida de personas que creían no salir de la pobreza y además de generar lealtad con sus grupos de interés, garantizan una estructura rentable económica y socialmente.

Por ello, el fin último del emprendedor social será la “transformación social” en busca de un desarrollo, por encima de generar cada vez más y más utilidades. Pues la clave de lo que hace a un emprendedor social, es la sensibilidad social ante un mundo en el que hay más de 702 millones de personas que viven en condición de extrema pobreza.

Daniela García Hernández

Académica de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México. Contacto: danielag.hernandez@gmail.com

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario