Cómo entrarle a la nueva Factura Electrónica 3.3… y no llorar en el intento.

 Tanto las personas físicas como las empresas de todos los tamaños, al fin ya habíamos comprendido cómo funciona el tema de la factura electrónica. De una forma o de otra, usamos algún sistema, los servicios de un PAC o los portales del SAT para la emisión.

 
 Ahora, viene otra vez un cambio… y es un cambio importante.

 
 A simple vista pareciera que es un cambio de sistemas, pero eso es solamente una parte de la verdad. En realidad, constituye también un cambio en la forma de operar nuestros negocios, y un cambio en nuestros hábitos. Implica poner mayor atención en la emisión, en la forma como nos pagan y pagamos, en lo que estamos comprando y para qué lo compramos, y en una serie importante de detalles a los que habrá que poner atención.
 Antes de entrarle a la nueva versión es muy importante primero, comprender todo lo que implica.
 Ya que comprendimos todo, es importante hacérselo saber a la gente que opera esos procesos en nuestro negocio, ya que hay varias reglas nuevas, que iremos revisando para ir comprendiendo cómo funciona todo.
 Comencemos a explorar los cambios:
Sólo hay dos datos del emisor y del receptor: RFC y Nombre o Razón Social.
Pero Ojo: El RFC es obligatorio, y el nombre opcional. O sea que nosotros como comercio, podemos no poner nuestro nombre o razón social en el CFDI, y es válido. De igual forma, un cliente que se presenta en nuestro mostrador y pide una factura, sólo está obligado a darnos su RFC para que nosotros le hagamos su comprobante. Si no nos quiere dar su nombre… no nos lo dará.
 Ya no existe la Dirección Fiscal ni del emisor ni del receptor en los nuevos comprobantes.
 Así es. En la versión que usamos el día de hoy, que es la 3.2, la dirección es opcional… pero la verdad es que si no la ponemos, nos regaña el contador. Ahora de plano ni existen los campos fiscales para incorporarla. El único dato que queda en la nueva versión de factura 3.3 es el Código postal del lugar de expedición.
 Ojo: Es lugar de expedición, no el código postal de la sucursal matriz, por lo que si expedimos facturas, recibos, o cualquier otro tipo de comprobante fiscal digital, debemos cuidar que el Código Postal empleado para la emisión, sea el de la sucursal.
 Es posible que algunos sistemas integren la dirección, tanto del emisor como del receptor, usando una facilidad que tienen los CFDI llamada addenda, en la cual, es posible integrar datos no fiscales al comprobante. Es bueno preguntar a su proveedor del sistema de facturación si cuentan con esa facilidad.
 Esto quiere decir que en realidad el SAT ya conoce nuestros domicilios a través de nuestro RFC, por lo que esa información que se repite una y otra vez en las facturas, ya no es relevante, lo era cuando las facturas eran de papel y era difícil acceder a bases de datos para verificar los domicilios.

L.A.E. Edgar Mauricio Cabrera Estrada

Página web:  http://www.comprobantesfiscalesdigitales.com  

Facebook: https://www.facebook.com/Pegasocfd/

Twitter: @pegasocfd

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario