¿Cómo uso de una manera eficiente mis refrigeradores?

 
Si te regalaron el refrigerador que tenían en el negocio familiar, lo instalaste y lo echaste a andar en tu nuevo negocio, quizá te diste cuenta que está consumiendo más energía eléctrica y ahora se está llevando una buena porción de tus ganancias.

 
Te damos las siguientes recomendaciones para que el uso de tus equipos de refrigeración sea eficiente y disminuyas ese gasto en tu negocio.

 
1. Instala refrigeradores eficientes. Cuando estés comparando opciones para tu nuevo refrigerador, verifica que sea de alta eficiencia energética, y que el tamaño y características del mismo sean los adecuados para las necesidades de tu negocio. Un refrigerador más pequeño para un uso rudo forzará su motor para extraer el calor de los productos en su interior. Para la instalación también es importante que tomes en cuenta que debe estar nivelado para que su funcionamiento sea el correcto.
Ojo: Si tienes refrigeradores comerciales o cámaras de refrigeración ineficientes, puedes obtener un financiamiento para reemplazarlos a través del Eco Crédito Empresarial, y así reducir tu consumo energético. Consulta los requisitos en: www.ecocreditoempresarial.com
2. Limpia con frecuencia. La limpieza general de un refrigerador debe hacerse al menos cada dos semanas para que los alimentos se mantengan en buen estado y, en caso de haber algo que empiece a descomponerse, no contamine al resto y no tengas pérdidas innecesarias de producto.
3. Renueva los empaques cuando sea necesario. Para saber si los empaques de cierre de las puertas ya no están en óptimas condiciones pasa un billete u hoja de papel con la puerta cerrada, si estos pasan por el espacio que queda entre el empaque y el refrigerador, significa que los empaques deben ser reemplazados para mantener el aislamiento interior.
4. Aléjalo de fuentes de calor. Instala tu refrigerador lejos de estufas, hornos o ventanas que reciban luz del Sol. Así, el motor trabajará para bajar la temperatura ambiente y no las altas temperaturas que generan las áreas de cocina.
5. Limita su apertura. No queremos decir que estés detrás de tus clientes vigilando su uso, si se trata de una tienda de autoservicio. Mejor busca aquellos refrigeradores con mecanismos de cierre inmediato o que moderan la apertura sólo lo necesario, la cuestión es que te sientas cómodo usándolo pero que no permanezca abierto por largos periodos.
6. Evita introducir productos calientes. En restaurantes, sobre todo, esto es importante para que el refrigerador se mantenga en mejores condiciones. Permite que los alimentos se enfríen un poco y alcancen la temperatura ambiente antes de guardarlos.

 
Redacción

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario