¿La tecnología reemplazará a la mente humana? 

Para mantenerse competitivos, los empleados deben estar en constante preparación, actualizarse y mantener una actitud de renovación.

Según el reporte de PwC Workforce of the future: the competing forces shaping 2030, indica que el 74% de los trabajadores afirman estar preparados para aprender nuevas habilidades o renovarse por completo para permanecer en el mercado laboral; asimismo consideran que es una responsabilidad personal y no del empleador actualizar sus capacidades.

Los resultados del reporte indican que se está produciendo un cambio hacia el aprendizaje continuo de los empleados para adaptarse al impacto de la tecnología en sus funciones y lugares de trabajo, según las opiniones de 10,000 personas de Reino Unido, Alemania, China, India y Estados Unidos.

El estudio analiza cuatro probables escenarios laborales para 2030, con el propósito de mostrar cómo las dinámicas competitivas, incluyendo la automatización, definirán las fuerzas laborales del futuro. Cada marco tiene grandes implicaciones para el mundo laboral, que tanto gobiernos, organizaciones e individuos no pueden ignorar.

La mayoría de los participantes cree que la tecnología mejorará sus prospectos de trabajo (65%) aunque los trabajadores de Estados Unidos (73%) e India (88%) tienen más confianza que los de Reino Unido (40%) y Alemania (48%).

En general, casi tres cuartas partes aseguran que la tecnología nunca reemplazará a la mente humana (73%) y la mayoría (86%) sostiene que las habilidades humanas siempre serán necesarias.

Carol Stubbings, socia y colíder global de Recursos Humanos y Organizacionales de PwC, comenta: “En la actualidad, la idea del aprendizaje ininterrumpido a lo largo de la vida es algo que preocupa mucho a la fuerza laboral, sin importar la edad. El reporte descubrió que 60% de los participantes cree que serán pocos quienes en un futuro podrán tener un empleo estable a largo plazo. Anteriormente, las personas obtenían una preparación que duraba toda la vida; mientras que, ahora, piensan en adquirir nuevas habilidades cada determinado tiempo, además de desarrollar continuamente sus capacidades personales, como la administración de riesgos, el liderazgo y la inteligencia emocional.”  

Aunque los encuestados se mostraron positivos en lo que respecta al impacto de la tecnología, ya que 37% expresó su entusiasmo por el entorno laboral futuro y vislumbra un mundo lleno de posibilidades. 2 de 3 Moisés Pérez Peñaloza, socio de Pensiones, Beneficios y Analíticas de RH en PwC México, aseguró: “Lejos de ver a la tecnología sólo como una amenaza, la mayoría de los trabajadores cree que las nuevas posibilidades técnicas crearán no sólo nuevos retos, sino también profesiones que hoy no existen debido a las necesidades futuras que las compañías tendrán que afrontar. Actualmente, tenemos community managers, ingenieros de sistemas o headhunters. Podría ser que en la próxima década necesitemos nuevos especialistas en ciberseguridad o robótica, por ejemplo.” 

No obstante, existe la preocupación de que la automatización ponga en riesgo los empleos. En términos generales, 37% de los encuestados considera que la automatización amenaza sus trabajos, contra el 33% registrado en 2014. Y más de la mitad (56%) cree que los gobiernos deben actuar para proteger los empleos de los efectos de la automatización.

Jon Williams, socio y colíder global de Recursos Humanos y Organizacionales de PwC, señaló: “La ansiedad mata la confianza y la voluntad de innovar. Con la tercera parte de los trabajadores preocupándose por el futuro de sus empleos debido a la automatización, es necesario que los empleadores comiencen a entablar conversaciones maduras para incluir a los trabajadores en el debate sobre tecnología. Esto los ayudará a conocer, prepararse y obtener más habilidades para afrontar cualquier posible impacto que pudiera tener la tecnología en sus empleos a futuro. En realidad, el cambio consiste en una transformación fundamental de la forma en que trabajamos, y las organizaciones no deben subestimarlo.” 

El reporte presenta cuatro mundos laborales futuros para 2030, que demuestran los posibles resultados que pueden surgir en los próximos diez años debido al impacto de las megatendencias, la inteligencia artificial, la automatización y el aprendizaje automático. Analiza a futuro la forma en que se adaptarían las fuerzas laborales de cada uno de estos mundos y cómo la tecnología está influyendo en el funcionamiento de cada uno de ellos.

Jon Williams, agregó: “Este reporte describe cuatro contextos muy diferentes, cada uno con importantes implicaciones para la forma en que trabajamos hoy en día. Ninguno de nosotros puede saber con seguridad cómo será el mundo en 2030, pero las probables facetas de los cuatro mundos se presentarán de alguna forma y en algún momento. El aprendizaje automático y la IA nos ayudarán a hacer una mejor planeación de la fuerza laboral en el futuro, pero no podemos dejar de actuar y simplemente esperar que suceda. Las organizaciones y trabajadores que conozcan los posibles escenarios futuros, lo que cada uno podría significar para ellos, tomando las decisiones correctas para planear con anticipación, estarán mejor preparados para triunfar.” 

Redacción 

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario