3 elementos para mitigar riesgos operativos en la Cadena de Suministro

En las últimas semanas América Latina se ha visto afectada por fenómenos naturales, tales como los huracanes que atacaron furia al caribe, o como, los sismos que afectaron México.

Estos eventos sin duda causan serias disrupciones y cortes en la cadena de suministro de diversas empresas, habiendo otras zonas vulnerables y propensas a desastres naturales sin contar la volatilidad económica que esto acarrea. Muchas de estas empresas de diferentes giros de negocio como: alimentos y bebidas, retail, manufactura, construcción, consumo, entre muchos otros; se enfrentan a difíciles preguntas relacionadas con el balance entre producción y abastecimiento, priorización de la demanda durante los cortos circuitos en el suministro, alteraciones en las rutas de transporte, tiempos de entrega y mantenimiento del nivel de servicio.

Con la volatilidad de situaciones surgen nuevas preguntas como: ¿Cuánto inventario se tiene? ¿Dónde está almacenado mi producto? ¿Cuántos envíos están retrasados? ¿Cuáles son los riesgos de mover mi producto bajo condiciones distintas a las habituales? ¿Cuántos activos y rutas se requieren ahora? ¿Mi producto está llegando a quien lo requiere en tiempo y forma? Demos por entendido que las dudas pueden incrementarse dependiendo las variables del riesgo.

¿Cómo las empresas altamente competitivas superan y administran este tipo de riesgos inesperados para no tener grandes impactos en sus operaciones, niveles de servicio y costos? Las empresas mejor preparadas para reaccionar rápida y efectivamente frente a los cambios inesperados en las condiciones de mercado, han creado como parte de su estrategia de negocio, la disciplina de diseñar y re-diseñar sus cadenas de suministro constantemente, creando ambientes online donde pueden modelar y analizar y probar escenarios para anticipar cambios potenciales e inesperados. Estos modelos permiten tener visibilidad de la estructura y performance de la red, permitiendo medir los impactos de los eventos inesperados en los diferentes componentes de las cadenas de suministro

De acuerdo con un estudio de KPMG, el conjunto de lo que se conoce como cadena de suministro representa entre 50% y 80% del total de los costos de un producto o servicio, dependiendo de la industria. Estos porcentajes involucran materiales, mano de obra, logística, transporte, inventarios, gastos generales y otros conceptos. Aquí́ se ubica a los proveedores de insumos y materias primas, tecnología, administración y finanzas, distribución, entre otras actividades; eslabones que ofrecen una buena fuente de oportunidades para optimizar los costos e inversiones en beneficio de la rentabilidad y la competitividad.

El evitar pérdidas tan grandes se puede lograr con los 3 elementos de una estrategia efectiva de mitigación de riesgos de Cadena de Suministro:

Visibilidad: ¿Cuál es la estructura actual y flujo de bienes a través de su cadena de suministro?

Antes de prevenir riesgos efectivamente, primero debemos identificarlos. Con una mayor visibilidad, las empresas pueden entender mejor su estructura actual y el flujo de bienes a través de la red. Muchas empresas logran visibilidad construyendo modelos vivos de su red de cadena de suministro.

Al tener esa imagen completa, respaldada por sus propios datos, es más fácil identificar los desafíos y riesgos potenciales y los posibles efectos de ondulación si se produce una interrupción. Empresas con alto nivel de madurez en diseño de cadena de suministros, ponen un gran énfasis en los datos, recopilándolos, refinándolos y analizándolos, para asegurarse que tienen la visión más completa y precisa de su red. Comprender cómo funcionan las operaciones hoy es la primera línea de defensa en la lucha contra las disrupciones.

Análisis de Escenarios: Qué pasa si… ¿Intentamos esto? ¿Qué pasa si esto ocurre?

Ahora que tiene visibilidad de los riesgos potenciales, es hora de analizar diferentes estrategias para combatirlos. Con modelos vivos y digitales, las organizaciones están facultadas para probar diferentes escenarios y determinar la sensibilidad de la cadena de suministro a ciertos factores de riesgo o eventos fortuitos. La estrategia y las operaciones de la cadena de suministro se basan en una serie de políticas, con hipótesis sobre diferentes factores, entre ellos la demanda, los costos de transporte, los plazos de entrega, la disponibilidad, etc. Pero, ¿y si esas hipótesis resultan falsas? Con modelos respaldados por los propios datos reales, puede probar las sensibilidades de cada supuesto para identificar el riesgo y luego formular el plan adecuado para mitigarlo.

Respuesta Rápida a Disrupciones: ¿Cómo debería reaccionar a un evento inesperado?

A través de mejores prácticas en el diseño y/o re-diseño de la Cadena de Suministro se pueden optimizar diferentes escenarios, que a su vez determinen los principales riesgos para el negocio y se estará mejor preparado para un evento imprevisto. Cuando se producen eventos no planificados, simplemente pueden contemplar escenarios y reaccionar rápida e inteligentemente y tomar las mejores decisiones que pueden significar millones de dólares de diferencia y mantener los niveles de servicio óptimos de su operación.

Actualmente la implementación de tecnología ayuda a crear ambientes donde pueden modelar y analizar y probar escenarios para anticipar cambios potenciales e inesperados, donde estos modelos faciliten la visibilidad de la estructura y desempeño de la red, permitiendo medir los impactos de los eventos inesperados en los diferentes componentes a lo largo de la cadena de suministro.

Recordemos que la industria no puede parar tras un desastre, pues es más cuando se necesita de la producción, distribución y demás componentes de la cadena de suministro para apoyar a la población y evitar colapsos económicos, como por ejemplo en el caso de Texas, uno de los principales productores de combustibles en los Estados Unidos, que debido a las afectaciones ocasionadas por el huracán Harvey se detuvo la producción de 2.3 millones de barriles diarios, lo que generó que el precio de las gasolinas tuviera un movimiento al alza.

En conclusión, los riesgos son eventos no planeados que van mucho más allá de fenómenos naturales y  lo que constituye riesgos en un giro de negocio o línea de producto, puede que no lo sea en otro. Hay riesgos inherentes en cada decisión de negocio que se toma y se puede decir que el mayor riesgo corporativo no es una disrupción en la cadena de suministro por una inundación o incendio, es el riesgo de no ser tan competitivo como las demás empresas en el mercado.

Su competencia, ¿está ofreciendo mejor servicio o mejores tiempos de entrega? ¿Está operando con menores costos de cadena de suministro? ¿Está segmentando sus clientes y productos y alcanzando mejores márgenes? ¿Están creando planes de contingencia a las variables con mayor sensibilidad al mercado?.

En un ambiente de negocio que cambia casi a diario, las empresas no se pueden dar el lujo de tener ciclos de planeación anuales o de más largo plazo. Sí las empresas no pueden balancear correctamente costos, servicios, complejidad y riesgos, no pueden ser competitivas y no estarán en el Mercado por mucho tiempo.  Establecer la práctica del diseño y/o re-diseño de la cadena de suministro dentro de los procesos de negocio de la empresa, lo empoderará a construir modelos reales para visualizar su cadena de suministro y probar escenarios basados en las variables que constituyen mayor riesgo. Sólo después de esto, su empresa estará preparada para reaccionar de forma rápida y certera a los eventos no planeados. 

El diseño de cadena de suministro, le da las bases para una estrategia realmente efectiva de administración de riesgos, permitiéndole mantener una ventaja competitiva sin importar las condiciones a las que Mercado, o la naturaleza, lo puedan enfrentar.

Alejandro José Phillips, Vicepresidente de LLamasoft para Latinoamérica

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario