La chequera del negocio ¿tu chequera personal?

Muchas personas emprenden una PyME con el sueño de crecer hasta ser una empresa estable y próspera, pero en muchas ocasiones, estos emprendedores olvidan lo complejo que esto puede ser.

Al inicio de toda empresa es normal contar con un capital humano tan reducido que en ocasiones llega a conformarse de 1 o 2 colaboradores, por lo que todos suelen ayudar en más de un área. El dueño se vuelve director y administrador de producción, recursos humanos, mercadotecnia, ventas e incluso de las finanzas del negocio y es ahí donde muchas PyMEs comienzan su declive. 

De acuerdo con la revista Forbes, entre los peores errores que una PyME puede cometer, se encuentran: no contar con un Plan de Negocios que guíe al empresario con estrategias factibles y medibles, prometer servicios imposibles (que hace que éstos dejen de creer en la compañía), tomar decisiones aceleradas sin pensar en un marco más amplio y por último, y descuidar las finanzas. 

Centrándonos en el mal manejo las finanzas de una empresa, ¿Qué harías si tuvieras todas las ganancias de tu empresa en tus manos? Imagina que acabas de concretar un trato exitoso y cuentas con todas las ganancias a tu alcance. “Uno de los más grandes errores es confundir la chequera del negocio con la personal, por lo que suelen gastar las ganancias en cuestiones personales, dejando la empresa sin fondos para estabilizarse y contratar personal” afirma Esteban de Gyvés, experto en PyMEs. 

Saber cuánto dinero se tiene, cuánto se necesita y cuánto se gana es algo que sin duda un dueño debe considerar y nunca olvidar o quitar de su mente. Sin duda, para que cualquier tipo de PyME crezca es importante distinguir entre un sueldo fijo y cuánto dinero gana la empresa para si misma y construir un capital que la mantenga alejada de los números rojos. 

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario