Diversificación del mercado: pieza clave para el crecimiento de las empresas 

 

Para la mayoría de las empresas transnacionales, muchos retos y oportunidades se presentaron durante su desarrollo, algunas se transformaron en victorias, otras no. Sin embargo, la constancia fue determinante para conquistar el éxito. 

 

Entre las múltiples dificultades más recurrentes para las organizaciones es percatarse que el modelo de negocio que le dio vida y la define, pierde firmeza y es justo en ese momento en que deben tomar la decisión de modificar sus operaciones con el fin de mantenerse vigentes. 

 

En el caso de Crayola, su éxito radica en la invención en 1903, de un gis sin polvo hecho a base de aceite que le llamó crayón. Hoy en día este icónico artículo se comercializa en más de 80 países de cuatro continentes. 

 

Pero ¿cuál es el secreto para perdurar 115 años en el gusto del consumidor? Innovación: fabricar productos que abarquen los diversos mercados. “Estamos dirigidos principalmente a impulsar la creatividad en el sector infantil y juvenil, esto nos obliga a buscar una reinvención permanente para siempre ofrecer productos a la altura de su imaginación”, dijo Adrián Romero, Marketing Manager de Crayola México. 

 

Una firma de tal magnitud no puede permanecer y crecer por más de 100 años con un sólo artículo, es por eso que expandió sus horizontes e incursionó en diferentes modelos de negocio, explotando las posibilidades que brinda el sector papelero y lanzando líneas completas de nuevos productos como lápices de color, plumones, pinturas, acuarelas, tijeras, pinceles, entre otros artículos escolares. 

 

Gracias al éxito de la firma, obtuvo el impulso necesario para incursionar en líneas de cosméticos y en el sector juguetero que, si bien es algo completamente diferente a lo que hacían en sus inicios, continúan con su deseo de empoderar a los niños estimulando su creatividad. 

 

“Incursionar en el sector juguetero era un paso natural para una marca que se ha caracterizado por ofrecer a niñas y niños las herramientas para que a través del juego vean lo divertido que es crear y crecer al mismo tiempo”, aseguró Romero. 

 

Al respecto, la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (AMIJU), informó en su reporte anual que el año pasado cerró ventas aproximadas a los 2 mil 800 millones de dólares, cifra que establece un crecimiento de 6 puntos porcentuales en comparación al 2016. 

 

En conclusión, evolucionar junto a las tendencias y el gusto de los consumidores es una excelente forma de mantenerse posicionado por más de un siglo, no obstante, modificar la génesis de la compañía puede parecer un paso complicado, pero es necesario para continuar con indicadores positivos. 

 

Redacción 

  

  

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario