La seguridad en redes sociales, ¿Qué tan bien están asegurados los millones de perfiles que hay en línea?   

 

 Las redes sociales se han vuelto parte de la vida de miles de millones de personas en el mundo, México no es la excepción, ya que las redes sociales representan la actividad número uno para los mexicanos, siendo las principales: Facebook (95%), Whatsapp (93%) y YouTube (72%).

 

Aproximadamente cada usuario cuenta con 5 redes sociales activas, mientras que únicamente el 1% de usuarios de Internet en México no cuenta con alguna red social, de acuerdo a información del Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México del 2017.

 

 Cada vez que abrimos nuestras redes sociales estamos compartiendo información con el mundo, no importa si nuestra configuración es privada, o si la compartimos con amigos y sus conocidos. Incluso, te has preguntado ¿por qué si muestras interés en artículos de belleza, deportivos o de alimentación, de repente aparece publicidad, fotografías o videos relacionados con esos temas? La respuesta es que las redes sociales, principalmente Facebook, utilizan algoritmos para conocer tus gustos y mostrar información que pudiera ser de interés.

 

 Aunque la idea no suene tan descabellada, Facebook trabaja bajo este principio y sus usuarios están de acuerdo al momento de registrarse en la plataforma. Sin embargo, cuando esos términos y condiciones sobrepasan los límites de la privacidad y ocasionan que tu información personal, e incluso la considerada como sensible, formen parte de una base de datos ofrecida a los equipos de comunicación y estrategas de campañas electorales, todo cambia.

 

 Recientemente, la red social más importante del mundo se ha visto envuelta en una serie de escándalos y crisis que la acusan de haber permitido el robo de datos personales de 50 millones de sus usuarios, de los cuales únicamente 270 mil dieron su consentimiento para el uso de su información personal a través de la descarga de una aplicación que acumuló sus datos para compartirlo con la empresa Cambridge Analytica.

 

 Dicha empresa, fundada en 2014, se encargaba de crear perfiles, bases de datos y campañas publicitarias para influir en la opinión política e intención de voto de los usuarios de Facebook a través de videos, páginas o fotografías. Está comprobado que el equipo de campaña de Donald Trump contrató los servicios de Cambridge Analytica por 6 millones 200 mil dólares, y que dicha empresa se comprometió a entregarle una base de datos de al menos 2 millones de electores.

 

 El problema recae en que de un universo de 50 millones de usuarios, 49 millones 700 mil no accedieron al uso público de su información por parte del científico Aleksandr Kogan, quien vendió estos datos a Cambridge Analytica.

 

 Podría pensarse que ante tal panorama no hay nada que hacer para evitar el robo y uso de información personal y sensible, sin embargo sí pueden realizarse algunas acciones para disminuir tal riesgo.

 

 “Tener redes sociales activas siempre conlleva un riesgo el cual se acepta al crear un perfil, esto a veces viene implícito en los términos y condiciones, el problema es que los usuarios raramente los leen. A pesar de esto, pueden llevarse a cabo diversas acciones para proteger nuestros perfiles y datos personales”, menciona Luis Eder, analista de ciberseguridad en MER Group.

 

 . Quitar o no permitir el uso de la geolocalización por parte de redes sociales

 . Evitar, en medida de lo posible, compartir información sensible

 . Desligar aplicaciones, es decir, que todas las redes sociales que tenemos activas no compartan información entre sí

 . No compartir información bancaria, de salud o personal, como dirección y número telefónico, con estas aplicaciones o cualquier usuario

 . No dar click en ningún anuncio o link ajeno del que se sospeche

 . No aceptar amistades de cualquier desconocido incluso si el perfil cuenta con varios amigos o tiene amistades en común

 . Reportar cualquier anuncio, fotografía o video que vaya en contra de la ética personal

 

  “Si bien las redes sociales son un reflejo de quiénes somos, recomendamos no hacer uso de estas en caso de que se trate un tema sensible o muy personal, pues todo lo que aquí esté puede ser utilizado en nuestra contra o para fines políticos, incluso sin posibilidad de saber quién utilizó nuestra información o poder recuperarla”, puntualiza el analista.

 

Redacción

  

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario