Pequeños grandes emprendedores 

 

Cuando se trata de emprender lo más común es evocar a personas adultas, profesionistas listos para consolidar un negocio, cuya experiencia o conocimiento podría ofrecer mayores posibilidades de éxito, así como también, una madurez respecto a la vision del emprendimiento. 

 

Sin embargo, una de las características medulares para que un nuevo negocio sea exitoso, es que el producto o servicio que se ofrecerá sea creativo e innovador. Nadie más creativo que un niño. 

 

De esta manera, con el espíritu libre de miedos, entusiastas y persistentes, los pequeños con grandes ideas que han recibido el empuje, lograron llevar sus sueños a la realidad y hacerlos un negocio exitoso. 

 

Por ejemplo, Maddie Bradshaw, una pequeña que a los diez años, con sólo tapitas de refresco, pinturas e imanes, inició su negocio de pulseras, collares y adornos intercambiables que en la actualidad cuenta con 50 empleados en la producción y distribución en algunas jugueterías en Estados Unidos. 

 

Otro caso de éxito es Henry Patterson, conocido como el “El empresario más joven del mundo”, que se inició en el mundo de los negocios comercializando bolsas de estiércol, artículos usados y posteriormente creo su marca propia de dulces “No antes del té”, mismos que vende por Internet.  El talento de Henry no termina ahí, también da clases de mercadeo, finanzas y ventas. Y tiene pensado crear una película con personajes que él inventó para su tienda de dulces online, además de escribir sus propios guiones. 

 

Estas historias plasman una muestra del amplio abanico de oportunidades de emprendimiento que los pequeños son capaces de llevar con éxito.  

 

Cabe mencionar que no todos los empresarios nacen, en la actualidad existen academias de negocios para niños que robustecen sus habilidades de ventas, mercadotecnia, innovación y creación de productos y servicios, con el plus de emprender proyectos pensados no sólo en un negocio rentable, sino que aporten algo positivo a su entorno. 

 

Por la tenacidad, imaginación, optimismo, y su fuerza de creer en que todo es posible, ¡felicidades a todos los pequeños empresarios! 

 

Fuente: Libro, Padre Rico, Padre Pobre de Robert Kiyosaki 

 

Ivonne Álvarez 

  

Recuerda dejarnos un comentario               

Da click aquí para ver nuestra nota recomendada     

Te compartimos el siguiente vídeo:

Deja un comentario