Horarios flexibles en la oficina, ¿estrategia positiva o negativa?

En la actualidad, para los colaboradores las prioridades cambiaron, para ellos ahora es más importante tener una mejor calidad de vida por encima del salario, buscan empresas comprometidas con su desarrollo personal y profesional.

De tal forma, las organizaciones tienen que buscar esquemas de trabajo que permitan una mejor flexibilidad en los horarios, lo que se ha convertido en tema de discusión.

La realidad es que, con horarios más flexibles, los colaboradores pueden distribuir mejor su tiempo, administrar sus actividades y evitar desplazarse en horas pico. Sin duda, esto se traduciría en un empleado más satisfecho, más comprometido y por ende, más productivo. Sin embargo, ¿cómo las empresas pueden saber si es una estrategia positiva o negativa para el cumplimiento de sus objetivos?

Al respecto Gympass comparte los puntos positivos y negativos del esquema de horario laboral flexible.

Antes que nada, hay que identificar las diversas modalidades de horarios flexibles:

. Trabajo parcial: trabajar menos horas que en una jornada de tiempo completo.

. Trabajo compartido: donde el trabajo diseñado para una persona es compartido por 2 o más.

  • Trabajo desde el hogar o home office: donde se trabaja fuera de la oficina, desde el lugar de residencia del colaborador.
  • Trabajo comprimido: se comprimen las horas que componen la jornada laboral semanal en menos días.

Conociendo lo anterior, a continuación, se presentan los puntos positivos y negativos del horario flexible en las organizaciones:

Positivos:

De acuerdo con la encuesta Workplace Flexibility 2012 de World at Work, las organizaciones que implementan esquemas flexibles presentan mayores niveles de retención de personal y un mejor balance de vida para sus colaboradores.

Se ha comprobado, además, un aumento de 13% en la productividad y un decremento de 50% en el desgaste ocupacional, agregando factores como el aumento de la motivación, satisfacción laboral y compromiso con la empresa.

Negativos:

Uno de los principales argumentos en contra del trabajo a distancia es que la colaboración puede verse afectada al no fomentar la cercanía de las personas. De esta manera, se trunca el trabajo en equipo dejando de lado la interacción personal, trayendo como consecuencia actitudes individualistas. En este sentido, bajo un régimen totalmente flexible, se obstaculiza la integración entre los colaboradores, lo cual puede evitar llegar a una cohesión entre los miembros organizacionales.

Por otro lado, bajo la premisa de poder trabajar en todo momento, en todo lugar, gracias a la capacidad tecnológica actual y los avances en esta materia, los empleados pueden trabajar más horas de las requeridas, aumentando sus niveles de estrés.

Lo cierto es que, aunque sea un tema polémico, los nuevos emprendedores y la mayoría de los starups están adoptando esta modalidad que, en muchos de los casos, está funcionando.

Aumentar la motivación es para los expertos de Recursos Humanos, el ingrediente del éxito.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS: Las 7 mejores prácticas de Recursos Humanos que todas las empresas deben tener

Te compartimos el siguiente video

Deja un comentario