Liderazgo ético

Hoy día existe ambigüedad en el término líder, para efectos de la presente disertación que presentamos a nuestros amigos de Pymempresario y dando continuidad al trabajo elaborado con antelación, donde hablamos de la confianza como propuesta de valor, señalaremos que líder y siguiendo lo que nos señala el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española líder proviene del Inglés Leader ‘guía’ para efectos de las presentes líneas, líder es la persona que guía, que recomienda los enfoques propios de la organización, presentes en los valores organizacionales.

En este sentido, el liderazgo enfoca los esfuerzos hacia cambios sustanciales que implican poder y por ende autoridad para poder influir en los grupos de trabajo, provocando cambios dirigidos, no sólo a corto plazo, sino a través del tiempo, pues el verdadero liderazgo es sólo visto desde esta perspectiva.

Es aquí donde quisiera hacer una pauta, pues no debemos confundir liderazgo con dirección, pues como hemos señalado, el líder promueve cambios a largo plazo, mientras la dirección enfoca su esfuerzo a administrar y procede a buscar, como su propuesta de valor, el control del proceso administrativo, evitando en todo momento el riesgo.

En este sentido un verdadero líder, su enfoque de trabajo está centrado en procesos éticos a largo plazo, logrando influir de orden positivo en su entorno, presentando sus virtudes en todo su esplendor, tanto profesionales como personales, generando, por ende, valor a sus procesos productivos (praxis) para los grupos de trabajo. La utopía presentada en estas líneas deja ver la integridad que debe tener un líder a la hora influir.

La responsabilidad, la coherencia, el balance de las emociones e incluso el autocontrol de su propio proceder, referenciarán a un verdadero líder o de forma inversa a un directivo.

Las preguntas para nuestros lectores serán ¿cuál es el balance necesario para dirigir a nuestra organización? ¿más liderazgo o más dirección? ¿Cuáles son los escenarios factibles para uno o para otro?

Queda claro que los negocios buscan los dos perfiles, pero es indudable que los liderazgos éticos, arrastraran hacia el trabajo colectivo y colaborativo, sobre todo cuando estamos pensando en trascendencia a largo plazo.

Mtro. José Israel López Robles, Académico de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México

jose.lopez@anahuac.mx @laersi2

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS: ¿Un nuevo entorno que demanda La Responsabilidad Social creando valor sostenible en las PyMEs?

Te compartimos el siguiente video

Deja un comentario