StartUp pone fin a falsificación de firmas

Después de ser víctima de una estafa que ocasionó el quiebre de su aceleradora en 2013, Felipe Leñero, científico computacional, diseñó un sistema anti-fraudes.

Se trata de un sistema que permite firmar contratos y otros documentos utilizando la firma electrónica (eFirma), lo que otorga un mayor nivel de seguridad que con las firmas tradicionales. Así nació la startup eFirma.

“Este sistema te permite ver con quién estás haciendo negocios, si es realmente quien dice ser y que no sean defraudadores”, aseguró Leñero. “Estamos trabajando para que eFirma sea la solución para empresas privadas, instituciones públicas y particulares, que estén mejor asegurados al momento de hacer negocios y optimizar sus tiempos”, agregó.

No solo el sector financiero se puede beneficiar de esta plataforma, las empresas de cualquier rubro pueden apalancarse de esta tecnología para identificar casos de robo, suplantación de identidad o aprobar solicitudes de crédito.

La firma electrónica permite reducir los costos hasta en 95% en materia logística, al evitar el proceso de envío de contratos físicos, permite realizar todo el proceso de envío, recepción y firma de documentos en menos de un minuto y a través de la web.

Asimismo, se pueden almacenar documentos en la plataforma de manera segura, como contratos de confidencialidad, de prestación de servicios, compra-venta, contrataciones, pagarés y cualquier documento celebrado entre privados.

Leñero resaltó la facilidad con la que se pueden hacer estos trámites, y explicó que basta con cargar el documento en línea, indicar los correos de los firmantes, para que posteriormente firmen el documento con su e-firma, liberándolo para su almacenamiento en la nube y posterior descarga o impresión.

“Una firma autógrafa es fácil de falsificar y se necesita entrar a un proceso de validación con un perito que hace varias comparaciones y tiene un tiempo de resolución muy alto”, observó el empresario. “En contraste, una firma electrónica se puede validar en minutos, acelerando el proceso de comercio”.

El uso de la firma electrónica fue implementado por el gobierno mexicano en 2012 a través de la Ley de Firma Electrónica Avanzada, con la intención de consolidar las transacciones electrónicas y para que los ciudadanos puedan realizar trámites administrativos y gubernamentales a través de Internet. Desde su implementación, cualquiera que se integre al Registro Federal de Contribuyentes puede obtener su firma electrónica de manera fácil y gratuita.

Actualmente, la firma electrónica es utilizada en países como Japón, China, Australia, así como los miembros de la Unión Europea y 48 estados en Estados Unidos. De acuerdo con un estudio realizado por la firma de investigación Software Advice, las industrias financieras, de recursos humanos y legal, son algunas de las más beneficiadas de utilizar firma electrónica.

Redacción

Recuerda dejarnos un comentario

RECOMENDAMOS: Cómo no ser víctima ante lavado de dinero

Te compartimos el siguiente video

Deja un comentario